El número 4 del mundo logró el objetivo que se había propuesto al aterrizar en Monte-carlo y defendió la corona lograda el año pasado. El resumen del partido, a continuación


 

PRIMER SET

El partido arrancó inestable para ambos. El español quebró en el tercer game, pero no pudo confirmar el quiebre y Tsitsipas se re encamino rápidamente en el partido, dejando de a poco la tensión del comienzo. Desde allí, todo se mantuvo parejo, pero con un Stefanos que tomaba más la iniciativa.

El haber tomado dicha iniciativa luego del arranque irregular fue muy importante. En el octavo juego, Fokina tenía que sacar para mantener todo en paridad, pero tuvo un mal turno de saque y el griego logró el tan ansiado quiebre que le permitió sacar ventaja y llevarse fácilmente el primer set por 6-3.

SEGUNDO SET

El desarrollo de esta manga se caracterizó por ser muy oscilante. El griego continuo con la buena racha del set inicial quebrando de entrada el servicio de Davidovich Fokina, gracias a los aportes del español vía errores no forzados. Tsitsipas confirmó dicho break, pero al siguiente turno de saque empezó a estar un poco más errático y el español comenzó a revertir la mala racha, a meter más bolas y mejorar el sonido del impacto de cada bola, y de estar break abajo pasó a liderar el score 3-2.

Los siguientes games fueron parejos, pero mas jugados, con una mayor cantidad de rallys y con ambos jugadores apretando más el acelerador.

Llegamos al 4-4. Davidovich tenía la responsabilidad de sacar para mantener la ventaja en el marcador, pero no fue el game que esperaba. A pesar de lucharlo, de salvar varios break point y de inclusive tener ventaja, el español perdió su saque y le concedió la chance a Stefanos de cerrar el partido con su servicio.

Pero el español, que se caracteriza por su fortaleza mental, no se dio por vencido. El público lo apoyó, no quería que se termine tan rápido la final y Davidovich se alimentó de eso. Aceleró en cada devolución de saque, arriesgó en cada bola y lo arrinconó al griego, consiguiendo lo que parecía casi imposible, seguir en partido.

Al final, luego de un set tan cambiante por parte de ambos protagonistas, todo desembocó en el tiebreak. Allí, Stefanos sacó una rápida ventaja que le permitió jugar el desempate mucho más tranquilo, y, también con el aporte a la causa del español con los errores no forzados, el rayo se llevó el partido final de esta edición del Montecarlo Rolex Masters, logrando felizmente retener la corona lograda el año pasado.

 

CONCLUSIONES FINALES

Fue un gran torneo de Tsitsipas, donde logró reencontrarse con su mejor tenis en cada ronda que le tocó disputar, inclusive en los cuartos de final, donde casi queda afuera ante el peque Schwartzman. EL griego tiene un gran juego en esta superficie y sin duda es un gran candidato en los próximos torneos importantes hasta Roland Garros (defiende 1200 puntos de la final 2021).

Por el lado del Davidovich Fokina, nada que reprocharse. Jugó su primera final Masters 1000 ante un top 4 jugándole de igual a igual e inclusive logrando por momentos desarmar el juego del rival. Le ganó al número 1 del mundo y demostró que España tiene con que de aquí en adelante. Hay recambio de generación y esperanza para el tenis español.

 

ESTADÍSTICAS

Stefanos Tsitsipas se convirtió, desde Juan Carlos Ferrero aquí en Monte-carlo 2003, en el primer tenista en coronarse 2 mas veces en un único Masters 1000 (sacando al big 4).

El griego tiene un 100% de efectividad en finales de Monte-carlo (Kuerten 2-0), (Ferrero 2-0).

Foto: Twitter @ATPTOUR

Twitter:  @cuervo179