El pasado jueves 5 de noviembre el español Carlos Alcaraz sufrió en sus propias carnes lo que es tener al público totalmente en contra en el Masters 1000 de Paris-Bercy


La ciudad de París quedará grabada para siempre en la retina de Carlos Alcaraz.

En la noche del jueves, el pupilo de Ferrero quedó eliminado del Masters 1000 de París-Bercy por el galo Hugo Gaston. Aún no encuentro explicación a tal fracaso.

Puede chirriar la palabra fracaso para un joven de sólo 18 años, pero quien haya podido disfrutar del partido, me entenderá. El rival es actualmente número 103 del mundo y su nivel de tenis no es muy pintoresco para el devoto a este deporte.

La única justificación que hallo es el sosiego con el que salió a pista el murciano al ver que el rival no era ni mucho menos un enemigo a batir, sin embargo, se vio sorprendido.

El murciano servía con el 3-1 en el primer set, pero Gaston le devolvió el «break» y, a partir de ese momento, el partido se rompió. Cada saque se convertía en rotura y fue el de Toulouse quien supo aprovechar la fragilidad del rival para lograr el primer set (6-4).

La extrañeza del partido no se vislumbró en el primer set, si no en el segundo, donde el del Palmar llegó a ponerse cinco juegos a cero. El público se preparaba para un tercer set, incluso la cabeza de Alcaraz, que se disponía a jugar el set definitivo incluso antes de conseguir el ansiado rosco.

Por desgracia para Alcaraz, Gaston llegó a encadenar 17 puntos seguidos para situarse cerca de la victoria, que la alcanzó con un «ace» después de casi dos horas de juego.

La declaraciones de Alcaraz después del encuentro sonaron a las de un deportista que no quiere aceptar que ha hecho un partido catastrófico. «Nunca es fácil jugar con el público en contra y ayer se demostró, yo sabía que iba a ser difícil lidiar con el ambiente que había pero no me llegué a imaginar que podría ser tan heavy». «Mi primera vez en esta situación no fue fácil para mí. Me hizo mucho daño no saber lidiar con esa presión».

Pero mi pregunta es ¿no sientes la presión en el segundo set cuando te colocas 5-0 arriba y sí la padeces en el sexto juego para llevarte el set de tal forma que acabas cediendo dicho set por 7-5?. Acaso ¿no esperaba Alcaraz que el público parisino alentara al último representante francés?.

Para la próxima, mejor que le pregunte a Rafa Nadal cómo lidia con esa presión a la que acusa de su derrota para embaucar al público que tanta estima le tiene.

 

Foto: @carlitosalcarazz

Twitter: @clauestevez5