Los azulgranas, en uno de sus partidos más sólidos, se imponen a la Virtus por un claro 84-57 con Laprovittola (16) y Willy (17) como destacados. A falta de diez jornadas, el Barça afianza la segunda posición


El Barça reivindicó su incuestionable mejoría aplastando a una Virtus de Bolonia desconocida en el Palau (84-57). Un triunfo importantísimo para los azulgranas, que afianzan la segunda plaza completando un encuentro muy completo en ataque y sobre todo en defensa, limitando al máximo los argumentos que llevaba exhibiendo la Virtus casi toda la temporada.

La explosión en el arranque de Cordinier, autor de 9 de los primeros 11 puntos de la Virtus, fue el mejor aviso para un Barça que precisaba concentración y energía para derrotar a un rival que, aunque privado de su estrella Toko Shengelia, venía con recursos y quizá mejor físico. Tras el 5-11 del inicio, un triple de Laprovittola provocó el despertar azulgrana aunque cuando mejor funcionó el equipo de Grimau fue con la segunda unidad. La entrada de Willy dio consistencia al juego interior hasta el 20-17 del final del primer cuarto.

Pero no había dado la sensación de solidez que acostumbra y el Barcelona, con la salida de Brizuela, y sobre todo de Willy Hernangómez, apretó las clavijas en defensa y dio el primer gran estirón en el marcador con ocho puntos del pívot madrileño (26-19, min 14).

Hackett y Abass lideraron un conato de reacción de los italianos (30-25, min 17). Pero el Barcelona volvió a volar con dos triples de Laprovittola y varias acometidas en la zona rival del guerrillero Vesely, que heredó los galones de Willy con autoridad cuando Grimau le dio descanso (41-27, min 20).

En la reanudación, show de Laprovittola con un triple desde diez metros que hizo enloquecer al Palau y una canasta bajo el aro con juego de pies al mejor estilo de un pívot técnico. Su aportación permitió alcanzar diferencias de veinte (50-30) y navegar con cierta tranquilidad en el resto del partido. Luca Banchi pidió un tiempo mediado el tercer cuarto y frenó la sangría pero a los boloñeses no les quedaba más que luchar por su orgullo. Al final del tercer cuarto se llegó con 61-44.

El Barça empezó el cuarto final igual de ‘enchufado’ y a pesar de los intentos de la Virtus de acercarse con un gran Lundberg como única referencia ofensiva, los blaugrana mantenían el duelo bajo control (68-49 m.34). Gran partido de Willy Hernangómez (17) que dejaba los últimos minutos para Vesely.

Belinelli reducía la renta (68-52) y Grimau llamó a filas a su equipo. No quería acabar sufriendo como ha sucedido en muchos encuentros. Una técnica a Kalinic no distraía al Barça que aseguraba una importante victoria y la segunda plaza en solitario (84-57).

Próximo encuentro para los azulgranas, este viernes en Serbia ante la Estrella Roja. Una victoria que sería importante para seguir en la parte alta de la clasificación a falta de diez jornadas.

Fotos: FC Barcelona Basket

Twitter: @alexgomezse