Buscar
Elementos generales
Palabras exactas
Búsqueda en el título
Búsqueda en el contenido
Búsqueda en el resumen
Filter by Categorías
AG Opinión
AGO Alemania
AGO Argentina
AGO Brasil
AGO Colombia
AGO Ecuador
AGO EEUU
AGO España
AGO Francia
AGO Guatemala
AGO Inglaterra
AGO Italia
AGO México
AGO Perú
AGO Portugal
AGO Uruguay
AG Sport NFT Cartoons
Artes Marciales
AGO Artes Marciales
CAG Artes Marciales
Atletismo
Automovilismo
AGO Automovilismo
CAG Automovilismo
Básquet
Baloncesto
NBA
Boxeo
AGO Boxeo
CAG Boxeo
Ciclismo
Cobertura AG Deportes
CAG Alemania
CAG Argentina
CAG Brasil
CAG Colombia
CAG Ecuador
CAG EEUU
CAG España
CAG Francia
CAG Guatemala
CAG Inglaterra
CAG Italia
CAG México
CAG Perú
CAG Portugal
CAG Uruguay
Crypto Gaming Report Review
Crypto Sports Gaming
Editorial
Actores de fútbol
Ag Audio
AG Estadísticas
Fórmula 1
NFL
AGO NFL
CAG NFL
Tenis ATP
Tenis WTA
Torneos Deportivos
Concacaf Liga Campeones
Copa América
Copa del Rey
Copa Libertadores
Copa Mundial
Copa Sudamericana
Eurocopa
Juegos olímpicos
UEFA Champions League

Vinícius, el heredero

Ene 26, 2022

CORRESPONSAL AG DEPORTES

Iván Cáceres

Periodismo Deportivo, España, Corresponsal AG Deportes

Cada vez que Vinícius tiene la pelota en sus pies provoca en el graderío de Chamartín la misma sensación vertiginosa que se siente al montarse en una montaña rusa. Un fútbol sin complejos, eléctrico, salvaje y, lo más importante, sin límites


‘Vires acquirit eundo’, que decían los romanos, ‘la fuerza se adquiere avanzando’. Así ha sido el camino de Vinícius desde que llegó a España, una travesía en la que los obstáculos han sido muchos y en el que su fuerza mental, no tanto la física, ha sido decisiva para que a día de hoy estemos hablando de uno de los futbolistas más determinantes del mundo.

Cuando comenzó la temporada 2021/2022 Vini tenía todas las de perder. Las recuperaciones de Hazard y Bale, la competencia con Rodrygo y Asensio, o la amenaza de fichajes como el de Mbappé planeaban sobre la figura del joven futbolista brasileño, que había sido objeto de burla por una parte de la prensa, rivales, aficionados y compañeros (¡ay, Benzema!) en campañas anteriores.

Muchos auguraban ya un Robinho 2.0, un extremo brasileño que llega joven, con talento e irregularidad a partes iguales, y que finalmente es devorado por la circunspecta parroquia blanca. Pero más allá de las similitudes entre el exinternacional brasileño y el actual ‘20’ del Madrid, la gran diferencia radica en la mentalidad.

Vinícius no posee la omnipotencia de Cristiano, ni el instinto de Raúl, ni la calidad de Benzema -por nombrar a tres de los más ilustres atacantes de este siglo del Madrid-, pero sí comparte con ellos una fortaleza psicológica y una ambición que le han permitido sobrevivir ante la afición más exigente del mundo, esa que a día de hoy le rinde pleitesía.

Vinícius juega con un ritmo trepidante y un entusiasmo casi infantil. Imparable con espacios, virtuoso en el uno contra uno y exponencialmente mejorado de cara a gol y en la toma de decisiones en el último tercio de campo le acompaña una genética que recuerda a la de los mejores atletas africanos: es rápido, fuerte y resistente.

Tal es su explosión que seguramente esté entre los mejores futbolistas de Europa en lo que llevamos de temporada (y ya van muchos meses) junto a Salah, Lewandowski y el propio Benzema.

Cabe entonces preguntarse por qué la propia afición madridista no tuvo algo más de paciencia con él en sus primeras temporadas. Claro que no era el futbolista del que disfrutamos hoy, pero, en una edad adolescente, llegó de un fútbol totalmente distinto a un Madrid de entreguerras en el que aún se lucía el luto por la marcha de Cristiano.

Sin embargo, y a pesar de su falta de acierto, el indómito Vinícius encaró cada minuto que jugaba con una personalidad de veterano. Sufrió, mejoró y floreció hasta ser el extremo genial que hoy arrasa por la banda izquierda del Bernabéu, tanto es así que incluso el PSG vio su potencial y dejó caer el pasado verano que solo razonaría por Mbappé en una operación en la que estuviera incluido el carioca.

El Real Madrid ni se lo planteó, sabía que tenía que cuidar a su joya, una joya que tenía el honor de ser uno de los cuatro futbolistas que había disputado cien partidos con la camiseta del Madrid a los 20 años. Los otros tres nombres quizá les suenen, fueron José Antonio Camacho, Raúl González e Íker Casillas.

Y es que, además de su juego, hace gala de su madridismo con muchos gestos que rozan en ocasiones el tribunerismo propio de la juventud, lo que hace que se haya ganado ya a una afición que le ve como el heredero de los ídolos que se marcharon y de las estrellas que se apagaron. Un futbolista que cada vez que tiene la pelota en sus pies provoca en el graderío de Chamartín la misma sensación vertiginosa que se siente al montarse en una montaña rusa. Un fútbol sin complejos, eléctrico, salvaje y, lo más importante, sin límites.

Foto: Rodrigo Jiménez/EFE

Twitter: @IvanCaceresR94

Share This

Comparte esta noticia deportiva!

Comparte esta noticia con tus amigos!