Luis Zubeldía aún no firmó la extensión de su contrato y si bien se espera llega a un acuerdo, hay clubes que están realmente interesados en él. Hace pocos días, rechazó el ofrecimiento para convertirse en el nuevo entrenador de San Lorenzo


Luis Zubeldía es uno de los “salvadores” de Lanús en estos últimos tiempos y ha podido levantarlo con ayuda de los referentes. Muchas veces se habló de la poca relación que tienen José Sand y Nicolás Russo. Allí apareció el exjugador para poder convencerlo al “pepe” de que vuelva una vez más a su casa.

Haciendo un poco de memoria, quizás algunos deban hacerla, Luis Zubeldía llegó en un momento crítico de Lanús. Parece raro, ya que hablamos de una institución modelo a la cual vemos como algo habitual el pelear por todas las competencias. Sin importar de si las gana o no, el granate se hace presente y con él en el banco de suplente dando ordenes.

Si bien tiene algunas cosas por modificar, en el pro y contras, el técnico logró cosas importantes con la institución. Y pese a no haber podido ganar la final, llegó a la última instancia de la Copa Sudamericana ante Defensa y Justicia. Pero aún más importante fue levantar a un equipo que peleaba por puestos de descenso con Ezequiel Carboni.

Su vínculo finaliza en diciembre del año corriente y todo parece indicar que continuará, aunque también se especuló sobre los requisitos para que eso suceda. Para ello, deberá clasificar a la próxima Copa Libertadores y ahí, la dirigencia, hará un intento de reforzar el equipo un poco más a su gusto.

En julio de 2008, asumió en reemplazo de Ramón Cabrero, previamente fue su ayudante y se mantuvo hasta noviembre de 2010. Mientras tanto dirigió 105 encuentros, consiguiendo 47 victorias, 28 empates y 30 derrotas. Luego tuvo pasos por UD Almería (duró 15 días debido a que no cumplía con los requisitos), Barcelona de Ecuador, Racing, Liga de Quito, Santos Laguna, DIM, Alavés y Cerro Porteño.

Luego, apareció la oportunidad de volver a su casa: Lanús. Desde ese entonces, el granate volvió a competir con muchos juveniles. En su segunda etapa, va dirigiendo 116 encuentros con 53 victorias, 24 empates y 39 derrotas. Hasta el momento, lleva 1175 días en el cargo.