Los azulgranas vencen al Zalgiris en el Palau (91-73) para defender la segunda posición en la Euroliga. Brizuela, con 24 puntos y Parker, con 18, los mejores


El Barça enterró este viernes definitivamente su nefasta racha de finales de 2023 y firmó su quinta victoria consecutiva en el nuevo año, todas ellas en un Palau que ha vuelto a ser el mejor antídoto contra la crisis. El Zalgiris fue la última víctima del equipo de Roger Grimau, que culminó un repóker estelar (91-73).

El inicio arrollador del Barça (13-0 solo con un fallo) fue consecuencia evidentemente del buen hacer del Barça, pero también del errático ataque visitante. Malas decisiones en los pases, mala selección de tiro y una gran defensa azulgrana. Con el quinteto de gala, con Brizuela supliendo a Laprovittola, los azulgranas fueron manifiestamente superiores. Zalgiris tardó prácticamente cinco minutos en anotar su primera canasta.

Todavía en el primer período el partido se aceleró. Abundaron los fallos, bajaron los azulgranas en defensa y las cosas se normalizaron un poco. Un partido más roto, en el que los visitantes sacaron buen provecho de los rebotes ofensivos. Bien Jabari, ya no es noticia, que permitió al Barça mantener la ventaja en el electrónico (26-12).

En el inicio del segundo cuarto Grimau puso en pista la segunda unidad, con Rokas, Parra, Brizuela y Willy, y el equipo alcanzaba la máxima de 16 (28-12). Trinchieri paraba de nuevo el partido.

Y ese parón le sentó de maravilla a su equipo porque reaccionó con triples de Manek, Samner y Evans para igualar el duelo con un parcial de 4-18 (30-30). La peor noticia es que Vesely sumaba su tercera falta y el líder del equipo se iba al banquillo.

Entonces Parker volvía a la pista ante el parón ofensivo azulgrana. Pero la cosa empeoró para el Barça con una intencionada de Kalinic a Ulanovas que ponía por delante al cuadro lituano por primera vez (30-32).

Para recuperar la iniciativa fue Brizuela, con 9 puntos, el que permitió al Barça volver a anotar y recuperar el control al descanso con la guinda de un triple de Kalinic gracias a un parcial de 14-5 (44-37).

En la segunda parte, los hombres de Grimau desarrollaron un ejercicio de paciencia en los primeros diez minutos, para ir despegándose poco a poco de un Zalgiris que no daba tregua. Pese a la actuación errática de los árbitros, los azulgrana no se desesperaron y mantuvieron a su rival unos pasos por detrás. Los tiros tenían que entrar y uno de Parker y otro dos de Brizuela llevaron al Barça hasta el 68-57.

El partido por fin se rompió en el último cuarto con la versión más letal de Brizuela. ‘La Mamba Vasca’ mató al Zalgiris con su inspiración. Metió siete puntos seguidos para poner el 76-62 antes de fallar algún tiro e irse al banquillo ovacionado por el Palau. La renta llegó a los 21 (87-66), lo que permitió a Grimau dar salida a los jugadores más jóvenes c0mo Sarr y Jakucionis. Pese a la inconsistencia mostrada, el Barça sigue ascendiendo tras su caída al final de 2023 y suma ya un pleno en este inicio de año (5/5 y todas las victorias en el Palau).

Fotos: FC Barcelona Basket

Twitter: @alexgomezse