Comparte esta pubicación

El técnico del Real Madrid ha conseguido resurgir al equipo blanco, algo que parecía impensable el año pasado.


¿Ya podemos decir que Zidane es un pedazo de entrenador? ¿O seguimos achacándolo a la ‘flor’ que tiene? Porque ya no le queda mucho más por ganar o demostrar al francés para ser considerado uno de los mejores en la actualidad. Y las estadísticas, resultados y juego así lo avalan.

‘Zinedine, en su etapa de jugador, veía cosas que nadie ve. Antes de recibir el balón ya sabía qué iba a hacer. Bien, puede que al Zidane entrenador le pase lo mismo y no lo sepamos’.

Repasemos brevemente su trayectoria profesional como entrenador del Real Madrid. En su primera etapa consiguió 3 Champions League, 1 Liga, además de 2 Mundialitos, 2 Supercopas de Europa y otra más de España. Un palmarés al alcance de muy pocos, ¿verdad? Después decidió irse. Tomarse un descanso. Estaba en su derecho el bueno de Zizou.

Llegó la segunda etapa, que prometía ser aún más desafiante que la primera. Tocaba reflotar al peor Real Madrid en años. La marcha de Cristiano, el baile de entrenadores y el declive de jugadores como Kroos, Modric o Isco marcaron una temporada aciaga para los merengues. Y Zidane llegaba para volver a ilusionar a una afición en horas bajas. Buena jugada de Florentino, todo sea dicho.

Zidane

Concluía la temporada 2018/2019 sin pena ni gloria. En la casa blanca todos esperaban con anhelo que acabara esa pesadilla. Borrón y cuenta nueva. Entonces llegó el mercado de verano y una pretemporada convulsa con más sombras que luces. O eso nos vendían. Los resultados no llegaban y los fichajes no se acababan de asentar. Igual Zidane no era la panacea que todos creíamos

La temporada 2019/2020 comenzaba como siempre, falta de rodaje y juego poco vistoso. Pero seamos sinceros, no hay ningún equipo que comience arrasando desde el minuto 1. Es normal después del parón veraniego y las nuevas incorporaciones. Pero, como casi siempre, el Real Madrid no suele contar con mucho crédito, y en septiembre ya sonaba Mourinho para ocupar el banquillo blanco. ¡Con menos de un mes de competición!

Zidane, como siempre, se mantuvo ajeno a todo esto. Como el que continúa su camino sin importarle lo difícil que sea transitarlo. Despacito y con buena letra. Lo que siempre le ha funcionado, vaya. Así fue silenciando a sus haters, las encuestas de quién sería el próximo entrenador del Real Madrid fueron desapareciendo, y actualmente, el Real Madrid ha vuelto a ser un equipo temible.

¿Su última obra? La Supercopa de España. El equipo llegaba sin pólvora. Sus 3 ‘delanteros’ titulares estaban lesionados. A priori, difícil partido contra un Valencia en alza. El bueno de Zizou se inventó un esquema con cinco centrocampistas y un solo punta. ¿El resultado? Otro partidazo y otra lección magistral del míster. Chapó.

Después de todo, creo que ya se ha ganado el derecho de estar entre los mejores. Con trabajo y poco ruido. A mí me has convencido, Zizou.

Imágenes: Twitter

Twitter: @EmiHuertas_

Comparte esta pubicación