Comparte esta pubicación

La violencia de género es una realidad y con el paso de los años se ha logrado visualizar. Es una situación que involucra gran parte de los sectores de la población y el fútbol no es una excepción; en esta oportunidad el jugador Sebastián Villa está involucrado en un caso de violencia de género


La coyuntura actual ha obligado al aislamiento social y a la cuarentena, ya que es de las maneras más eficientes para combatir el Coronavirus. Además, se han reflejado varias problemáticas sociales en todo el mundo, siendo América Latina un espacio geográfico donde se convive con las crisis con suma naturalidad. La violencia de género es una de esas problemáticas sociales que se viven de forma cotidiana en el mundo y con la coyuntura sus casos han ido en aumento, pues, en muchas situaciones, el victimario es un integrante de la familia o es una persona que comparte el mismo espacio con la víctima.

Esta semana, Daniela Cortés, una mujer colombiana, denunció al futbolista Sebastián Villa por violencia de género. A través de sus redes sociales Daniela publicó fotografías con golpes en su cuerpo y un texto en el que explicaba la situación. Expone que a lo largo de la relación sentimental con el futbolista colombiano había sido víctima de violencia y lo acontecido en los últimos días había sido el detonante para que ella pasará a tomar acciones más contundentes y soportadas por la ley y la sociedad.

Rápidamente Sebastián Villa, jugador de Boca Juniors, emitió un vídeo donde desmentía lo comunicado por Daniela Cortés. Su línea argumental tenía énfasis en el hecho de decir que “él también tenía una madre y hermanas” por lo cual no lastimaría a una mujer. No obstante, una ex novia del jugador también emitió un vídeo soportando lo comentado por Daniela Cortés, ya que afirmaba que en la relación que tuvo con el futbolista también fue víctima de violencia y esa situación fue la razón por la ruptura del vínculo existente entre las dos personas.

Daniela Cortés ya presentó una denuncia formal en contra del futbolista, el cual estuvo acompañado de las primeras declaraciones. No obstante, se ha citado a una segunda audiencia virtual para continuar con el proceso y aclarar algunas unidades temáticas. La ley actuó con rapidez y emitió una restricción perimetral de 1.500 metros; es decir, Sebastián Villa tendrá ese mínimo de distancia con Daniela. Además, no podrá tener algún tipo de contacto mediante redes sociales con ella o con cualquier integrante de la familia.

El proceso también ha avanzado en el sentido de una práctica de exámenes físicos y psicológicos para determinar el estado actual de la mujer. El examen físico concluyó que “al momento del examen presenta edema y eritema en frente lado derecho, equimosis en brazo derecho, cara interna símil lesión que deja la digito presión, equimosis en raíz de muslo izquierdo”. Es decir, al momento del examen medico Daniela Cortés presenta rasgos de golpes en su cuerpo, lo cual, en cierta medida, soporta las declaraciones dadas tanto por ella, como por su abogado Fernando Burlando. Este último declaró ante los medios de comunicación que “Daniela y su familia han recibido amenazas”. Además, dice que “Villa es un crack jugando al fútbol y es una porquería dentro de la casa si le pegaba a su mujer”.

Por parte del futbolista, Sebastián Villa se estaba alojando en la casa de Juan Fernando Quintero, jugador de River Plate. Sin embargo, se desconoce si aún reside allí pues se han presentado comentarios donde se explica que el estar allí incumple con la restricción impuesta; por otra parte, se rumorea que funcionarios de River Plate aconsejaron a Juan Fernando Quintero que no se involucrará en dicha situación.

De igual forma, Sebastián Villa presentó una denuncia ante Daniela Cortés. El futbolista explica que él fue la víctima de violencia física y verbal, además de recibir extorsiones por parte de su compañera sentimental. Explica que Daniela le exigió dos pagos (100.000 y 500.000 dólares) con tal de no denunciarlo, sumado a un vuelo privado para que ella regresará a Colombia.

Boca Juniors, entidad a la que está vinculado el jugador de 23 años, también se pronunció mediante un comunicado oficial, en el que se pone a disposición de la ley con la intención de actuar en concordancia a la misma y trabajar de forma conjunta por la resolución de este conflicto. Asimismo, la entidad deja claro que en sus principios está la construcción de una sociedad equitativa, donde se condenan situaciones tales como la violencia de género.

Es importante que el fútbol —como industria y como entidad política social— se vincule de forma participativa en la construcción de una mejor sociedad. En ese orden de ideas también es necesario comprender quiénes son los personajes vinculados a esta industria y hacer explicita la responsabilidad social que existe en este mercado desde ya hace varios años.

A pesar de que no se ha comprado culpabilidad alguna contra el jugador sí es una situación que invita la reflexión y al actuar de esta industria. Casos de violencia de género —incluso de mayor magnitud—son una constante en el fútbol. Sebastián Villa no es el primero y no será el último jugador vinculado a estas problemáticas, lo cual debe invitar a una profunda reflexión a los entes participativos en este deporte por encontrar mecanismos que puedan aportar a la construcción de un mejor escenario para todas las personas. Además, el fútbol es un deporte sumamente machista y excluyente, es hora de cambiar esto.

Twitter: @JuanDavidTibad2

Foto: AFP

Comparte esta pubicación