Comparte esta pubicación

El Rayo Vallecano afronta una temporada complicada tras su descenso a Segunda División, pero si algo tiene este equipo es a su fiel afición. Una hinchada atrapada por el propio barrio


Vallecas. Año 2008. Un nuevo reto: aterrizar en un lugar nuevo junto a mis padres y mi hermana. Era difícil porque cuando llegamos no había nada, pero yo intentaba pasar el rato con mis vecinos hablando de fútbol. Necesitaba un cambio difícil de explicar. Quizás, se puede definir como un golpe de efecto que propiciase un positivismo bajo el umbral del trabajo. Seis años después, ese pueril pensamiento que en su día tenía empezaba a erigirse en realidad. No había duda: mi vida cambia gracias al Rayo.

Recuerdo que fui con mi padre a ver al equipo femenino al estadio. Ese partido fue un punto de inflexión porque sentí una sensación diferente en mí. Futbolísticamente me llamó la atención, aunque fue el ambiente lo que me cautivó. La gente, los cánticos y la familiaridad fueron claves para que yo quisiese volver. Desde entonces, le hacía a mi padre comprarme entradas para ver al Rayo todas las semanas. Estuvimos así durante un año. Evidentemente, nos salía más barato abonarme. En el año 2015 mi padre me hizo abonada, estando el Rayo en Primera. A partir de ese momento, he acompañado al equipo allá donde ha ido. Viajes, celebraciones y sobre todo una pasión que siempre llevaré.

El Rayo se acerca a los 9.000 abonados. La mayoría de ellos tienen una historia similar a la contada. Lo cierto es que gente del propio barrio empieza a familiarizarse con el club y a medida que conoce a la entidad van sumando nuevos capítulos de la mano.

Esta Segunda División se augura como una de las temporadas más difíciles de los últimos años. Míticos equipos como Deportivo de La Coruña, Huesca, Cádiz… tienen el mismo objetivo que el Rayo y también cuentan con grandes plantillas. La vuelta de Paco Jémez y la continuidad de varios hombres claves como Embarba y Pozo son algunos de los alicientes a los que se aferran la buena gente de Vallecas. La cuenta atrás para regresar a la máxima competición del fútbol español ya ha empezado. Desde Vallecas ya cuentan los días para uno de los retornos más esperados de los últimos tiempos.

Laura Rincón y Eduardo Cornago

Comparte esta pubicación