Comparte esta pubicación

La final de la Champions ha tenido mayor repercusión que solo que el Real Madrid haya hecho historia en la competición. Y es que la lesión de Salah ha permitido a Uruguay darse un respiro de cara al Mundial


La final de Champions disputada entre el Real Madrid y el Liverpool ha dejado más secuelas que los simples errores de Karius. El portero alemán no estuvo acertado, pero lo que ha tenido más impacto es la lesión de Salah. Sobre todo en tierras uruguayas. ¿Se preguntarán que por qué?

Está claro que nadie desea el mal de ninguna persona. Sin embargo, viendo que el egipcio se lesionó, y teniendo en cuenta que se verán las caras el 15 de junio en el Mundial, esto ha caído como un soplo de aire para los aficionados. Egipto es, en teoría, el rival a batir en la fase de grupos por tener en sus filas a uno de los mejores jugadores de la temporada como es el egipcio. Pero en Uruguay saben que, tras esta lesión, llegará mermado al encuentro que disputarán ambos combinados.

El máximo exponente del Liverpool estaba cuajando una gran temporada al anotar un total de 44 goles. Esta temporada ha puesto el grito en el cielo para destronar el reino de Cristiano y Messi. Pero una lesión en Kiev le impidió terminar el encuentro y tuvo que marcharse abatido al vestuario en la primera parte. Él sabía que se les escapaba la oportunidad de alzarse con el balón de oro y quizás llegar al Mundial.

Su presencia en el Mundial de Rusia es una auténtica incógnita. Él ha despejado dudas declarando que llegará. Eso a pesar de su lesión en el ligamento del hombro. Egipto respira, pues su presencia es vital para un combinado que vuelve a esta cita Mundial tras 28 años. También respira Uruguay que ve como el mayor peligro de grupos llegará mermado. Pues difícilmente juegue en perfectas condiciones le primer partido.

Fotos: Selección Uruguaya

Twitter: @sergioheras17

Comparte esta pubicación