Los americanos iniciaron con las garras afiladas en el Pascual, pero el partido que le propusieron los cruzados hizo que se fuera de más a menos, hasta terminar en igualdad en tablas


Un inicio cardíaco

Desde el pitido inicial del árbitro Jesús Valenzuela, Escarlatas y Cruzados no se escondieron y quisieron guardar la pelota en el arco rival de primeros. Ambos equipos llegaron al estadio con un fútbol llamativo en los partidos previos.

En su segundo partido de Libertadores, Juan Cruz Real alineó casi a todos los 11 jugadores del partido en Porto Alegre la semana pasada, con la excepción que puso a Graterol, Giraldo y Arias. Por su parte, Ariel Holan mantuvo el mismo equipo que consiguió la victoria contra Gremio.

Esa agresividad del inicio del encuentro se vio cuando, a los 4 minutos, luego de un error en salida del arquero argentino Matías Diturno, Duván Vergara aprovechó y puso el primer gol de la noche en la sucursal del cielo. Sin embargo, los chilenos no bajaron la guardia y siguieron atacando. El partido se tornó como un partido de tenis, de lado a lado.

Esa presión contra la defensa de los diablos generó el penal al minuto 14, donde Nicolás Giraldo contuvo a destiempo al delantero Gastón Lezcano. Si el único sonido que se oía hasta este punto eran las indicaciones de Real, luego de este se sintió un inmenso silencio en el banco del América.

Ese silencio fue efímero, debido a que los guantes de Graterol le dieron voz al equipo Escarlata. El jugador argentino Luciano Aued pateó al lado izquierdo, pero el arquero venezolano lo atajó. Tal fue la emoción del momento que el defensa Marlon Torres lo empujó y le dijo “Vamos carajo”.

La Católica de local

Tras estos momentos de jubillo, el partido continuo de “tú a tú” entre los 2 equipos, pero con los cruzados teniendo más posesión (62.3% vs. 37.8%) La Católica se decidió por continuar presionando adelante y disparando de afuera, apostándole al olfato goleador de Lezcano; mientras que los locales apostaron a la salida rápida, a la velocidad de Vergara y a la definición de Adrián Ramos.

El empate llegó a manos de una jugada entre Aued y el atacante Zampedri, quien se anticipó y confundió a Graterol, dejando el partido como al inicio, en empate. Para fortalecer el bloque defensivo, la mechita opto por darle ingreso a Felipe Jaramillo, en cambio de Carlos Sierra. Para mantener ese fútbol vistoso que dejó al finalizar el primer tiempo, el técnico argentino Holan llamó del banco a Edson Puch, que desde el inicio mostró que quería complicar a los defensas con un remate elevado.

El motor de la mechita se fue agotando y el equipo chileno aprovechó este desgaste. Quien no supiese quién era el local, diría que en el segundo tiempo lo fue la U. El América quiso reactivar la maquinaria con el ingreso de Juan David Pérez, en cambio de Adrián Ramos; pero el partido siguió inclinándose más al lado de la Católica.

Vergara intentó buscar vía libre por las bandas, pero el equipo cruzado empezó a ocasionar más jugadas claras, como la de Pinares al minuto 67. Las molestias en el banco escarlata no se hicieron esperar, el equipo parecía no estar jugando en el Pascual, ocasionando la amarilla al técnico escarlata. Ureña también recibió la amarilla, siendo la tercera de un encuentro donde no hubo juego brusco.

A buscar la victoria contra los porto-alegrenses

Los desbordes y dribles de Vergara se fueron diluyendo al igual que el equipo. El jugador monteriano fue reemplazado por Luis Sánchez, con piernas frescas al minuto 73. Al igual que el ingreso del volante Santiago Moreno, en cambio de John Arias, para darle manejo al balón en el cinturón del campo.

Los últimos cambios del encuentro se dieron faltando 15 minutos, momento donde entraron Diego Valencia y Diego Buonanotte para gastar los últimos cartuchos del equipo chileno.

El conjunto colombiano llegó a los 200 partidos en este certamen y recibe a Internacional el próximo martes, buscando tener las pilas puestas y plantar un partido similar que en Porto Alegre la semana pasada. Por otro lado, la Universidad Católica visita a Grêmio, quien venció a Internacional mientras se jugaba el partido en Cali. Los cruzados deben mostrar el juego posesivo y la presión adelante que mostraron hoy, para dar el golpe en el estadio Arena do Grêmio.

A pesar de la derrota, Internacional está en la primera posición con 7 puntos, Grêmio lo sigue con las mismas unidades, en zona de Copa Sudamericana está América con 4 unidades y en último lugar la católica también con 4, un grupo abierto a falta de 2 fechas.

Foto: Twitter Universidad Católica

Twitter: @AfterMathR