Estudiantes concluyó su participación en el certamen local y así cerró la temporada, donde Ricardo Zielinski levantó un equipo que venía de un campeonato para el olvido

________________________________________________________________________

El Pincha realizó un gran torneo de la mano del Ruso Zielinski, quien transitó apenas sus primeros 15 partidos como entrenador de Estudiantes. Sin embargo, en tan poco tiempo logró un buen colchón de puntos, un cambio de mentalidad y hasta clasificar a la segunda instancia de la Copa Liga Profesional.

Primero convenció al plantel de jugar lo más simple posible, con una bajada de línea clara que primaba en no complicarse más de lo que debía. A partir de allí, comenzó a generar una solidez defensiva que sería clave para el equipo con grandes individualidades como Mariano Andújar, Agustín Rogel, Fabián Noguera y Jorge Rodríguez.

Al conseguir buenos resultados, el cuerpo técnico fortaleció la mentalidad de un plantel que venía de ser uno de los peores del 2020 y hasta estuvo 10 partidos sin convertir un gol. Esto permitió que termine segundo en la Zona 1 y clasificara a los Cuartos de Final de la Copa.

Uno de los puntos a mejorar, es, sin dudas, la efectividad en ataque. Estudiantes mejoró en cantidad y calidad de situaciones de gol, pero no en materializar dichas jugadas. El entrenador probó con todos los delanteros y diferentes duplas delanteras pero ninguna convenció.

En definitiva, el conjunto de La Plata volvió a ser serio y respetado. Se volvió regular como local y consiguió grandes resultados como visitante. Deberá reforzarse en puestos claves y seguir trabajando para llegar al objetivo de clasificar a alguna copa internacional.