Un proyecto prometedor para una temporada ilusionante: Girona FC

El Girona FC vivirá su primera temporada en la máxima categoría del fútbol español. Girona disfrutará del mejor balompié estatal


Girona se prepara para disfrutar del mejor fútbol español. Montilivi recibirá la visita esta temporada de los mejores equipos del estado como el Barcelona o el Real Madrid. Leo Messi o Cristiano Ronaldo pisarán Montilivi por primera vez en su historia. Pero los dirigentes del Girona FC quieren que el equipo de la ciudad catalana tenga continuidad en Primera. Para ello, los gerundenses basarán su conjunto en la división de oro del fútbol español en un proyecto con dos caras. Jóvenes promesas cedidas por el Manchester City y jugadores veteranos conocedores de la categoría serán la base de este Girona de Primera.

Mantenerse como sea

Con lo que ha costado subir, que se lo digan a los aficionados del Girona, no sería viable perder la categoría el primer curso. Los de Pablo Machín saben que la exigencia de Primera es muy superior a la que opone la Segunda. Por eso, la renovación de la plantilla está siendo profunda en un verano con mucho movimiento en la provincia catalana. Hasta quince futbolistas de la plantilla del ascenso, entre los que destacan Cifu o Mojica, han salido del equipo gerundense este mercado estival. El objetivo es claro. Crear una plantilla competitiva para poder mantenerse e ir cogiendo poco a poco el pulso a la Primera División.

De los héroes del ascenso son pocos los que continúan, y todavía menos los que se supone que tendrán un gran protagonismo. Es el precio de querer ser grande. Ramalho, Alcalá, Granell o Pere Pons son los cuatro jugadores que siguen que más opciones tienen de contar con más minutos. La ventaja que poseen sobre el resto es que conocen el esquema de Pablo Machín y eso les puede favorecer a la hora de competir por un puesto en el once con compañeros recién llegados.

En el apartado opuesto, es decir, los que han aterrizado en Girona, encontramos dos tipos de futbolistas. La apuesta del Girona FC es mixta. Mezclar jugadores con experiencia junto a jóvenes con gran futuro en el mundo del fútbol. Y esos futuros grandes jugadores no pueden provenir de otro lugar que no sea el Manchester City. El convenio entre ambos clubes ayuda a que el equipo inglés ceda a sus promesas a los catalanes para ayudarles en un paso tan complicado como el de jugar en Primera por primera vez en la historia.

Hasta cuatro futbolistas han cogido el puente aéreo Manchester-Girona. Pablo Maffeo, viejo conocida de la entidad, Douglas Luiz, Aleix García y Marlos Moreno cambiarán el azul celeste por el rojiblanco este curso. A este grupo de jóvenes podemos añadir a un portero de futuro que ha fichado por los catalanes. José Aurelio Suárez, ex canterano del Barcelona ha llegado a la capital gerundense para competir por un puesto en el arco de Montilivi.

La segunda variedad de deportistas que ha firmado el Girona FC para este curso son los experimentados. Gorka Iraizoz, guardameta con muchos partidos a sus espaldas en Primera, Carles Planas, lateral con pasado en el Celta, Bernardo Espinoza, central que estuvo en el Sporting, y el conocido Cristhian Stuani, ex del Espanyol. Cuatro nombres con recorrido por la Primera División española para aportar conocimiento y veteranía al grupo.

Un proyecto a largo plazo

La clara muestra de que los dirigentes del Girona  no quieren ver como el bando se va a pique en la primera temporada en Primera es lo bien que se mueven en los despachos. Me explico. Si es todo un acierto el acuerdo con el Manchester City con el consiguen jóvenes promesas, todavía lo es más el convenio con el Peralada. El equipo catalán ha acordado la fusión con el equipo de su provincia para establecerse como filial del Girona. Una oportunidad inmejorable para empezar a potenciar futbolistas en una división más que aceptable, Segunda B, para que un unos años debuten en el primer equipo. Un proyecto que respalda con fuerza la cantera.

Un aspecto es evidente. Las cosas se están haciendo bien en Girona y la oportunidad de jugar en Primera llega, como dijo Eloy Amagat poco después de conseguir el ascenso, “en el mejor momento posible”. Girona quiere disfrutar de la Primera División y el club trabaja día y noche para crear una plantilla que garantice el éxito, es decir, la permanencia. El proyecto tiene buena pinta, pero hasta que no empiece a rodar el balón no podremos saber si la maquinaria ha engrasado bien o se estanca. Girona tiene hambre de Primera, y la Liga Santander acoge al Girona con los brazos abiertos.

Foto:

Autor: @OscarYeste6