El nuevo técnico de la Unión Deportiva Las Palmas afrontó el pasado sábado su regreso al banquillo amarillo, de la peor manera. Derrota (4-1) en el Carranza


Herrera volvió a la UD, la afición de los Pío – Pío nunca olvidarán su estancia en la isla, ya que fue una de la bazas más importantes para devolver al equipo a la máxima categoría del fútbol español en 2015, La Liga Santander (Liga BBVA, en aquel momento).

Consumado su regreso, su primera cita no salió como a priori se imaginaba, la identidad que caracterizaba a los insulares se vio completamente puesta en entredicho tras finalizar el encuentro en Andalucía. El Cádiz tiro de la costura y resquebrajó las ilusiones amarillas aplicándoles un duro correctivo desde el inicio. Los gaditanos no vieron peligrar su renta en ningún momento, estando la mayor parte del choque con una ventaja de 2 goles de diferencia, mínimo.

A día de hoy, la opinión popular puede aplastar al técnico sin margen de error, pero se equivocan, La Unión Deportiva está hecha para Paco y Paco está hecho para la Unión Deportiva, esto sólo empieza.

El domingo se le presenta una prueba de fuego tanto a Herrera como a la plantilla, el catalán vuelve al Gran Canaria para enfrentarse al Real Oviedo, que viene como un tiro tras adjudicarse el derbi asturiano en la pasada jornada.

Viviremos un partido digno para el espectador, que sin duda alguna, asegura espéctaculo para el aficionado.

Foto: UD Las Palmas