El Real Madrid se impuso con relativa comodidad a una Juventus que sí asustó en el primer tiempo. Con la Duodécima en el Bernabéu, el aficionado blanco disfruta de la mejor era de su historia


Historia. Esa palabra que tanto impone a los clubes, pero que pocos son capaces de combatir ante ella. Uno de ellos es el Real Madrid de Zidane, o lo que es lo mismo; el único equipo capaz de alzar dos Champions de manera consecutiva. Nada ni nadie ha sido capaz de frenar a esta generación de jugadores irrepetibles. Algunos con más experiencia como es el caso de Cristiano y otros disputando su primera final de Champions como el jovencísimo Asensio, han gozado de innumerable protagonismo durante el transcurso de la misma.  Todos ellos se han merecido levantar una ‘Orejona’ que pasará a los anales futbolísticos por la manera en la que se ha conseguido.

Ni equipo A, ni equipo B, Zidane ha confiado en todos sus jugadores. Sin lugar a dudas ha sido el mentor de todos y de cada uno de ellos. Hasta el punto de conquistar una Liga de manera merecida y una Liga de Campeones eliminando a rivales de la talla de Bayern, Atlético y Juventus. Casi nada. Los blancos han desterrados sin muchas complicaciones una maldición que siempre concluía con un campeón italiano cada siete años. Cristiano, Asensio y Casemiro pusieron la guinda a una campaña descomunal que será recordada para siempre por toda la parroquia madridista. Saluden al campeón de Europa.

Imagen: El País