El delantero uruguayo ha recuperado el olfato goleador que tanto le costó encontrar a principio de temporada. Lleva 20 goles a estas alturas (17 en Liga y 3 en Copa). Es el segundo máximo goleador del equipo azulgrana por detrás de Messi


Luis Alberto Suárez. Un delantero que solo tiene en mente un único objetivo: el gol. Tiene la portería entre ceja y ceja. Presiona arriba (me recuerda a Eto’o en ese aspecto), se pelea con los defensas, sin dar un balón por perdido (en alguna ocasión, supera el límite del reglamento) y su poderío en el área hace que los porteros tiemblen cada vez que el killer pisa el área.

Pero no todo es gol lo que produce el delantero azulgrana. También, genera juego al equipo. Y eso es posible gracias a su capacidad de movimientos dentro del campo. Al ver coger a Messi el balón en zona de tres cuartos, es cierto que el argentino atrae a los rivales. Pero los continuos desmarques de Suárez provocan que Leo pueda avanzar con más comodidad.

Aparte de todo esto, su sacrificio es innegociable. En la presión que hace el conjunto de Valverde, él es el jugador que lidera dicho aspecto. Y además, al realizar la presión, la hace con doble esfuerzo: su presión equivale por dos ya que Messi se dosifica cada vez más y eso permite que pueda realizar los esfuerzos en otros aspectos del juego. Y la solidaridad es otra virtud del uruguayo: lleva 4 asistencias en Liga, y su asociación con Messi estas últimas temporadas ha hecho que el Barça haya ganado todo lo que ha ganado.

Desde el partido en Butarque contra el Leganés, donde anotó un doblete, no ha parado de marcar. Le costó arrancar esta temporada, donde las ansias por hacer gol le pasaban factura, tal como le ocurrió cuando llegó a Can Barça en 2014.

Es cierto que en Champions no está obteniendo estos registros que sí los está consiguiendo en las competiciones domésticas, pero no significa que la defensa rival se pueda confiar: el más mínimo error, el uruguayo no perdona. Luis Suárez no es solo gol, es el mejor socio que puede tener un compañero.

 

Foto: Agencias

Twitter: @Erne_1996