De la mano de Marcelo Gallardo, el conjunto de Núñez superó el primer obstáculo que representa el debut en la Copa Libertadores de América. Fue un contundente 3 a 1 en el Atanasio Girardot contra el puntero colombiano, Independiente de Medellín


Comenzó la Libertadores, y todos los debutantes argentinos comenzaron con el pie izquierdo. En la previa se avecinaba un panomara desalentador para todos debido a la falta de rodaje que comprendía nuestro fútbol local pero, el único exento a todo ésto, fue el River de Marcelo Gallardo. Pero no pasa desapercibido el tema recurrente de que el ´Millonario´ sabe jugar la “Copa”.

Sin embargo, cuando todo parecía cuesta arriba debido a la suspensión momentánea del encuentro, transcurridos apenas 20 minutos del primer tiempo, nunca perdió de vista el objetivo principal, que era mantener la calma ante situaciones adversas. Una regla del equipo en este último tiempo, es la inteligencia de su entrenador plasmada a sus dirigidos, ya sea de local o visitante, cuando se habla de Copas Internacionales.

Marcelo Gallardo destacó el nivel de su equipo y avisó: “Hubo carácter, un equipo compacto, seguro y contundente. Que éste sea el inicio”.

Otra vez el “Muñeco” da para hablar y en estas ocasiones es cuando saca a relucir toda su capacidad de mando, no solo con la dificultad que representa el armado de un plantel sino, de reinventarse día a día. Ahora se le aproxima el campeonato local donde deberá demostrar que puede plasmar lo mismo que se ve a la hora de hablar del plano internacional. Deberá enfrentarse a Lanús por la decimosexta fecha el día martes a partir del martes 21:15(hora argentina) con el agregado de que, se podrán llevar hinchas visitantes, dato no menor por la actualidad del fútbol argentino y los episodios constantes de hechos de violencia.

Foto: pulzo

Twitter: @facuagrazar