No fue uno, ni fueron dos, fueron tres. La Tricolor le ganó 3 a 0 a Venezuela, por la primera fecha de las Eliminatorias Sudamericanas rumbo a Qatar 2022


La primera sorpresa fue en la titular. Las apuestas que más sonaban eran Montero en la portería, Medina en la banda derecha y Radamel en la delantera. Sin embargo, Camilo Vargas custodió los tres palos, Arias fue el titular y Zapata fue elegido en la delantera.

Colombia formó así: Camilo Vargas, Santiago Arias, Yerry Mina, Dávinson Sánchez, Johan Mojica, Juan Cuadrado, Wilmar Barrios, Jefferson Lerma, James Rodríguez, Luis Muriel y Duván Zapata. Mientras que este fue el once de los dirigidos por José Peseiro fue: Wuilker Faríñez, Ronald Hernández, Jhon Chancellor, Wilker Ángel, Roberto Rosales, Tomás Rincón, Yangel Herrera, Jhon Murillo, Jefferson Savarino, Darwin Marchís y Sergio Córdova.

Bastó el primer tiempo

En una jugada por el costado derecho, Arias se barrió para interceptarle la bola a Machís, pero en el choque el colombiano fue el afectado. Las imágenes mostraron que el peso del jugador venezolano recayó en el tobillo izquierdo del jugador del Bayer Leverkusen. El cambio fue inmediato, entró Stefan Medina. La hipótesis dice que la lesión fue una luxación de la articulación (baja de cuatro a seis meses), a la espera del dictamen oficial.

En términos generales, la primera parte fue controlada por la Tricolor. Aunque la posesión fue de 51% (Colombia) a 48% (Venezuela) , los locales aprovecharon las oportunidades. Al minuto 16’, luego de una jugada entre James y Cuadrado, el Toro (Zapata) definió ante Faríñez y puso el primer gol de la era Queiroz rumbo a Qatar.

Colombia siguió atacando. Al estar Medina en defensa, Mojica fue el lateral que se sumó al ataque, Cuadrado estaba presente tanto en defensa como adelante. Muriel y Zapata estaban incomodando a la defensa Vinotino. Lerma y Barrios no dejaron que los balones pasaran a la zona cafetera.

La visita intentó la igualdad controlando la pelota, pero sin contundencia en el frente de ataque. El segundo tanto de Colombia fue Made in Atalanta. Mojica prendió la moto, dribleó a Ronald Hernández, hasta hacerlo perder el equilibrio y asistió a Muriel. Los venezolanos insistieron en guardar la bola en el arco de Vargas por medio de el manejo de la esférica, pero la única oportunidad clave fue el disparo desde afuera de Rosales, que rozó el arquero colombiano y le sacó pintura al poste derecho.

En un ataque de la Vinotino, Vargas agarró la bola y se la pasó a Muriel. La visita estuvo mal parada y El Tanque (Muriel) se volvió un correcaminos. Recibió la esférica en el centro del terreno y corrió hasta el área, Chancellor no alcanzó a robarle la bola. Marcador tres a cero al finalizar el primer tiempo.

Pensando en tierras chilenas

La segunda mitad fue calmada. Los locales siguieron atacando, pero no con la misma intensidad. Al estar tres goles adelante en el marcador, Queiroz empezó a moldear el segundo tiempo de cara a la segunda fecha.

A los 58’ minutos, entraron Alfredo Morelos y Frank Fabra, en reemplazo del goleador del partido, Luis Muriel, y Juan Guillermo Cuadrado. Mojica dejó de atacar y ayudó al bloque defensivo, para dejarle la salida al jugador de Boca Juniors (Fabra). Venezuela optó al minuto 67’ por Rómulo Otero y Andrés Ponce para darle dinamismo al equipo, pero sin efectividad.

Colombia controlaba el encuentro faltando diez y siete minutos para el pitazo final. Entonces fue el momento de darle descanso a James y Zapata; para la entrada de Alzate y Falcao – a quien el 10 le dio la cinta de capitán -. Por poco se concreta el cuarto tanto. Alzate centró desde la derecha y encontró al Tigre de espaldas; se dio la vuelta y disparó, pero la atajo sin riesgo alguno el arquero venezolano.

El segundo tiempo no fue tan relevante, pero le permitió al técnico luso guardar su artillería para el partido del martes contra Chile. Además, pudo ver el estado de algunos jugadores suplentes, como Fabra, Morelos y Alzate. Por el lado visitante, las ausencias de Rondón y Martínez se sintieron, ya que la posesión no fue suficiente para llegar al área local. El martes se enfrentan a Paraguay, el estadio Metropolitano de Mérida.

Ganó, gustó y goleó 

Inicia con pie derecho el sendero a la Copa del Mundo para Colombia. Se vio un equipo que juega en conjunto, y no con individualidades. Por la continuidad en sus clubes, los jugadores se vieron en un buen nivel.

Por la poca presencia adelante de la Vinotinto, Camilo Vargas no tuvo mucho protagonismo, pero en las pocas jugadas, se vio seguro. También fue el asistente del gol a lo Usain Bolt de Muriel.

Medina, Mina y Sánchez fueron certeros en defensa, no perdieron balones y fueron eficaces en los pases. Mojica – aunque inicio de lateral- fue contundente en campo rival. Barrios y Lerma fueron precisos en sus funciones; el primero interceptó de forma correcta los balones, y el segundo fue clave en los pases.

¿Qué decir de la delantera? Los tres goles hablan por si solos. Como lo hacen en Bérgamo, Duván y Lucho (Muriel) estuvieron concentrados y aprovecharon las oportunidades. James, por su parte, tuvo un papel discreto, pero fue bueno; aportó al primer gol y tuvo buen porcentaje de pases concretos. Panita (Cuadrado) también fue clave en el primer gol.

La siguiente prueba de fuego es en tres días contra La Roja en el estadio Nacional de Santiago. Los chilenos vienen de perder contra Uruguay, por lo tanto, irán armados hasta los dientes, a por la victoria. Pero lo demostrado hoy por La tricolor genera expectativa de un atractivo partido. Desde acá le deseamos pronta recuperación a Santiago Arias #FuerzaArias

Imagen: Federación Colombiana de Fútbol

Informa: @The_AfterMathR