Comparte esta pubicación

Sergi Roberto es el tipo de jugador que todo entrenador querría tener. Puede jugar en ambos laterales, de medio centro defensivo y en cualquiera de los interiores, y en todas las posiciones rinde. Difícilmente habrá otro futbolista en el mercado con sus prestaciones y Luis Enrique lo sabe. Por ello, su figura es tan capital en la ciudad Condal.

Sergi Roberto arranca la temporada como teórico titular indiscutible en el lateral derecho. La marcha de Samper, pero, le convierte también en el principal candidato a sustituir a Busquets cuando este no esté. Es de esperar que estas sean las dos posiciones en las que Luis Enrique más le utilice, pues el puesto de lateral izquierdo está muy bien cubierto y en los interiores ya hay demasiadas alternativas. Como lateral, Roberto aporta principalmente profundidad al ataque azulgrana; como medio centro defensivo, seguridad a la hora de sacar el balón controlado desde atrás y coberturas eficaces a ambos laterales.

Su camino hacia el éxito, no obstante, no ha sido sencillo. Ni mucho menos. Ha tenido que esforzarse y luchar a diario para ganarse una simple oportunidad. Años y años persiguiendo un sueño, y es que ya dicen que quién la sigue la consigue. Como dijo Winston Churchill tras reemplazar a Neville Chamberlain como primer ministro británico, le ha costado “sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor” llegar a donde está ahora.

Sergi Roberto es, finalmente, un ejemplo para los más jóvenes. Ejemplo de perseverancia y actitud ejemplar, pues pese a ser suplente nunca ha causado ningún problema. Un ejemplo especialmente para aquellos niños de La Masía que, viendo los últimos acontecimientos, han perdido la fe. Si se quiere y se lucha, se puede o, como mínimo, las opciones de conseguir aquello que deseas aumentan.

Foto: WeLoBa

Twitter: @edurodri1996

Comparte esta pubicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here