El equipo de Zidane se juega hoy contra el Galatasaray media Champions en el ‘infierno’ del Türk Telekom Arena


Allá por julio, cuando empezaba la pretemporada, nadie podía presagiar que el equipo se jugara media clasificación de Champions en octubre. Habéis oído bien, ¡en octubre! Y es que por aquella época todo era ilusión y grandes presagios. La llegada de Zidane, los fichajes (especialmente Hazard) y el dejar atrás una temporada horrible, eran hechos que hacían sobrevolar por el Santiago Bernabéu la ilusión de volver a ganar títulos.

Pero nada más lejos de la realidad, el Real Madrid acaba de perder el liderato en Liga, y lo más importante (o preocupante, como lo quieran llamar), se enfrenta a la situación más complicada en Champions de la última década. Quien iba a pensarlo en julio, ¿verdad? Un equipo diseñado para ganar la Champions quedándose fuera a las primeras de cambio. Inaudito y desconcertante. Palabras, que por otra parte, definen la participación del equipo blanco en esta fase de grupos de la Champions League.

Todo empezó en el primer partido, cuando el PSG ‘barrió’ por completo al Real Madrid con un contundente 3-0 en uno de los peores partidos que se les recuerda al conjunto merengue. Después vino el fracaso en casa con el Brujas, el rival más débil del grupo. Ahora toca remar a contracorriente, en Estambul, donde a buen seguro le espera un infierno en el Türk Telekom Arena. Y es que ya recordamos las palabras del gran Ryan Giggs: “Nunca experimenté algo similar al Galatasaray”. Mal escenario para jugarte algo tan importante como tu competición fetiche.

real-madrid-champions

Por ser optimistas, en lo que se refiere a plantilla, calidad y experiencia, el Real Madrid golea al Galatasaray. En un mundo idílico donde los de Zizou jugaran con la misma intensidad y rigor táctico que el rival, no tendrían problemas para traerse los 3 puntos para Madrid. Pero estamos hablando de un equipo capaz de lo mejor y de lo peor. Al final tanto tensar la cuenta…

Bueno, en realidad y siendo sincero, el único equipo capaz de estar en el abismo y salir con creces es el Real Madrid. Y más en Champions. Después de lo de Mallorca ves a la afición blanca desilusionada y hablando mal del equipo, pero en el fondo, miran a sus jugadores y a su capitán y confían. Fe ciega en unos chicos que han escrito la época dorada de las 4 Champions en 5 años. Siendo justos, equipo y entrenador todavía tienen que tener crédito. Se lo han ganado.

Por eso, como dijo Hamlet, “Ser o no ser, esa es la cuestión”. El Real Madrid tiene en su mano dar un golpe sobre la mesa y encaminar la clasificación en Turquía. ¿Volverá a sobrevolar el espíritu de Juanito sobre el Türk Telekom Arena? Hoy lo veremos.

Foto: Twitter

Twitter: @EmiHuertas_