El Santos FC no pudo superar su eliminatoria de octavos de final de la Copa Libertadores frente al Club Atlético Independiente merced a la denuncia de los argentinos en el partido de ida


Llega a su fin una de las eliminatorias más polémicas que se recuerda en los últimos años de Copa Libertadores. Todo comenzó al finalizar la ida, cuyo resultado fue 0-0; al Club Atlético Independiente le llegaron informaciones de que el futbolista del Santos FC, Carlos Sánchez, se encontraba sancionado y era antirreglamentaria su inclusión en la alineación de los brasileños. Los brasileños alegaron que la CONMEBOL no le había notificado informáticamente la sanción de Carlos Sánchez, quien arrastraba una suspensión de un partido en competición continental debido a su expulsión en un partido de la Copa Sudamericana de 2015 cuando jugaba en River Plate, y que por esa razón fue alineado.

Tras unos días de expectación esperando al fallo de la CONMEBOL, se concluye en que la razón por la que el Santos FC no sabía de la sanción era porque en el sistema informático de la confederación sudamericana solo aparecían las sanciones que habían sido impuestas a partir del 2016. Pero que ello no era motivo para que el Santos FC y el propio futbolista no conocieran la situación disciplinaria en la que se encontraba, por lo que pocas horas antes del partido de vuelta, la CONMEBOL acabó dando el partido de ida como ganado por 3-0 para el Club Atlético Independiente.

El partido de vuelta se terminó convirtiendo en un vergonzoso episodio. Con un Santos FC entregado en ataque, pero incapaz de perforar la portería de los argentinos, y el partido con un resultado de 0-0, se produjo en el minuto 81, motivo de la desesperación, el lanzamiento de un petardo al campo ante el que el árbitro se vio obligado a parar el encuentro para pedirle calma a los hinchas brasileños. Pero este gesto del árbitro no hizo más que caldear aún en mayor medida a los aficionados del Santos FC, quienes trataron de entrar en el terreno de juego, enfrentándose incluso con la Policía, mientras seguían lanzando bengalas, petardos y sillas. Tras estos lamentables sucesos el árbitro se vio obligado a acabar suspendiendo el partido.

Por parte de los profesionales también hubo actitudes indignas y que son necesarias de reprochar, como la de Cuca, el técnico del Santos FC que se enfrentó, dándole incluso empujones, a un policía. Además, Rodrygo, quien pasará a ser jugador del Real Madrid el próximo verano, profirió vejaciones e insultos contra la CONMEBOL.

En un primer momento la CONMEBOL dio por finalizado el encuentro con ese resultado, pero más tarde emitió el siguiente comunicado:

“El partido disputado en fecha 28 de agosto del corriente año entre los equipos de Santos Futebol Clube vs. Club Atlético Independiente que tuvo como escenario el Estadio Pacaembú, ha sido suspendido por el Árbitro del encuentro Julio Bascuñán (CHI) en coordinación con el Delegado de Partido y Oficial de Seguridad de la CONMEBOL en el minuto 81, con un marcador de 0-0, por no contar con las garantías mínimas para asegurar la integridad física de los jugadores, oficiales, árbitros y público en general. Por tanto el caso será sometido al Tribunal de Disciplina de la CONMEBOL para su estudio, consideración y posterior resolución.”

No se sabe aún cual será la decisión del Tribunal disciplinario de la CONMEBOL, lo único que está claro es que el Santos FC no participará en los cuartos de final de la presente Copa Libertadores.

Foto: Santos FC

Twitter: @rafinhagomez23