Para Rodrigo Braña, la edad es solo un número

Comparte esta pubicación

El “Chapu” volvió a ser uno de los destacados en el triunfo ante Talleres y se afianza como el inamovible del once titular. Con 38 años, es el mejor jugador fecha tras fecha


A comienzos de la temporada, nadie se imaginaba que se convertiría en uno de los pilares fundamentales de Estudiantes. Con 38 años y ante la llegada de nuevos refuerzos que se desenvuelven en su puesto, se suponía que Rodrigo Braña no contaría con muchos minutos en el primer equipo. A pesar de ello, se convirtió en el principal estandarte y en titular indiscutible, no solo para la consideración de Lucas Bernardi, sino también para el hincha.

En la victoria de ayer ante Talleres de Córdoba, el “Chapu” fue, nuevamente, una de las figuras del conjunto platense. Inteligente como pocos, se dedicó a ordenar el equipo en la medular del campo, aportando su incansable entrega y sus habituales recuperaciones. Además, cumplió 300 partidos con la camiseta de Estudiantes, en los cuales convirtió un total de nueve goles.

La hinchada albirroja lo adora y lo elije una y otra vez como el más destacado de los encuentros, cubriéndolo de cariño y aplausos. Braña es el único “sobreviviente” en actividad que conquistó los tres últimos campeonatos de Estudiantes: Torneo Apertura 2006 y 2010 y la Copa Libertadores 2009. Sin dudas, una persona que entró para siempre en la historia rica del club.

Hoy en día, adoptó una nueva característica a su juego. El “Chapu” siempre se destacó por ser un volante central que actúa de “tapón”, encargado de cortar los avances rivales y recuperar la pelota. De carácter duro y aguerrido, como si fuese un guerrero pintado de rojo y blanco. A todo ello, le sumó la capacidad de liderar ofensivas y de distribuir el juego. Por momentos, se calza el traje de conductor del equipo y esto lo convierte en un mediocampista aún más completo, siendo uno de los mejores del campeonato.

Al verlo jugar uno cree que tiene menos de 25 años. Sin dudas, Braña se adueñó del lugar que dejó Santiago Ascacibar luego de partir al Stuttgart de Alemania. El hincha dejó de extrañar al “Rusito” y hoy se rompe las manos para aplaudir, como siempre lo ha hecho, al 22 albirrojo.

Cuando el partido más lo requiere y cuando el equipo no está jugando bien. su presencia y entrega contagia a todos. Bernardi deberá encontrar la manera de suplantarlo en el momento que no pueda estar presente. Por lo pronto, Estudiantes debe disfrutar de un jugador excepcional. Por su liderazgo y por lo que representa para el club, Rodrigo Braña es un jugador único, para quien la edad no es un problema.

Foto: Club Estudiantes de La Plata

Twitter: @santinosetto

Comparte esta pubicación