Nueva derrota de los hombres de Pellegrini que ven como vuelven a aparecer fantasmas del pasado


La Liga no da tiempo para lamentos y el Betis ya tenía que pensar en el partido ante el Getafe. La derrota ante el Real Madrid no podía pasar factura porque al conjunto de Pellegrini le venía otro partido difícil ante los futbolistas de Bordalás. Pero parecen regresar los fantasmas del pasado, los de la pasada temporada.

Los béticos parecen estar viviendo un ‘deja vu’ porque las sensaciones que dejaron en el partido fueron similares a las de la temporada pasada. Se vio un Betis inseguro en defensa, con un portero incapaz de dar seguridad bajo palos, ni fuera de ellos. Un Fekir desactivado, con poco acierto. Y una falta de gol de la que viene careciendo, incluso con tres delanteros en el campo como se pudo ver en los minutos finales.

Las tres primeras jornadas sirvieron para ver como estaba trabajando el cuerpo técnico dirigido por el técnico chileno. Con Claudio Bravo que, hasta su lesión, llevaba cero goles encajados y algunas paradas de mérito. Una defensa que, con los mismos hombres, no parecía ser la de la última temporada. Un centro del campo renovado, en el que se sustentaba el equipo, con Carvalho y Guido. Y una delantera que todo lo hacía bien.

Pero en estas dos últimas todo parece volver la “antigua normalidad”. El Getafe llegaba a este partido con una victoria y un empate en su casillero puesto que no jugó la primera jornada porque se enfrentaba al Real Madrid, que descansaba.

El conjunto del sur de Madrid comenzó el partido con un punto más de velocidad que los andaluces. A los de Bordalás se le veía con un punto más de frescura, fruto de un partido algo cómodo ante el Alavés. Sin embargo, el Betis pagó el sobreesfuerzo de un partido bastante físico ante el Real Madrid.

Ayer tuvo su gran día Ángel. El delantero de 33 años apenas estaba contando para el técnico alicantino, siendo el cuarto delantero por detrás de Cucho, Jaime Mata y Enes Ünal, anotó un golazo, que subió al marcador con la ayuda del VAR. También el delantero tinerfeño se encargó de cerrar el partido batiendo por su palo a Joel.

Cucurella fue otra de las piezas destacadas del ‘Geta’. Fue participe del primer gol azulón y, además, anotó el segundo con un magnífico golpeo con su pierna menos hábil. Todo tras regatear a dos rivales.

El Betis fue incapaz de reaccionar tras los goles y jugando, incluso, con tres delanteros no dio sensación de peligro a la portería defendida por David Soria. Y ya piensa en el partido del próximo sábado ante el Valencia. El Getafe se enfrentará, también el sábado, a la Real Sociedad.

Fuente: Getafe CF

Twitter: @Abrahamcg_