El Real Madrid ha ganado sus últimos cuatro partidos al Bayern de Munich. Sin Bale, Isco o Asensio pueden ocupar un sitio en el once inicial de Zidane. Ancelotti, que vuelve al Santiago Bernabéu, recupera a su hombre gol, Robert Lewandowski


El primer clásico se disputa este martes. Antes de la visita del Fútbol Club Barcelona el próximo domingo, el Santiago Bernabéu lucirá su mejor traje para recibir la visita de un gigante alemán que no se da por vencido. Con la ventaja del resultado de la ida, 1-2, y el factor campo a su favor, el Real Madrid buscará certificar su billete para su octava semifinal consecutiva de la Champions League ante un Bayern que intentará dar la vuelta a la eliminatoria de la mano de su mejor hombre. Lewandowski, autor de 46 goles en 45 partidos en esta temporada, será la principal amenaza bávara en la vuelta de Carlo Ancelotti a la que fue su casa.

Tras acabar la primera batalla en Múnich, el Real Madrid salió del Allianz Arena con un sabor amargo. Venció, dominó y convenció pero no sentenció. Un gol de renta es una ventaja ínfima ante uno de los equipos con mayor potencial ofensivo del mundo. Zidane lo sabe. No se fía del equipo alemán y hace bien. Si por algo se caracterizan los equipos germanos es por el gen competitivo que llevan en la sangre y que les hace levantarse una y mil veces sin importar la magnitud del golpe que previamente les haya llevado a la lona.

Si hace una semana el Bayern era el equipo que llegaba más en forma al partido, el paisaje que envuelve a ambos equipos a día de hoy ha dado un giro radical de 180º. Después de asaltar el templo alemán, los blancos consiguieron tres puntos fundamentales en Gijón con los que mantuvieron la distancia con el segundo clasificado en España e incluso Zidane pudo rotar y dar descanso a nueve de los once jugadores que saltaron al Allianz Arena. Por su parte, los futbolistas de Ancelotti no consiguieron pasar del empate ante el Bayer Leverkusen a pesar de jugar con uno más durante más de media hora.

Un Real Madrid-Bayern es un partido impredecible. Son dos de los mejores equipos del mundo, su rivalidad en la máxima competición europea es histórica, sus plantillas son excepcionales y sus enfrentamientos demuestran la igualdad que hay entre ellos. De las diez eliminatorias previas que han jugado ambos conjuntos, cinco han sido para cada uno. Sin embargo, una clave que ha marcado el rumbo de estos choques ha sido el Santiago Bernabéu. De las cinco eliminatorias que concluyeron en la casa blanca, en tres de ellas pasó el equipo local. Sin lugar a dudas, el templo de la castellana es un fortín que apenas ha sido tomado por los foráneos que se han atrevido a intentarlo en las últimas fechas. Tan solo ha perdido uno de los últimos 34 partidos como local en la Champions League.

Para intentar aumentar a nueve los triunfos blancos en Madrid ante el Bayern, ocho victorias, tres empates y dos derrotas son los guarismos entre ambos equipos en España, Zinedine Zidane contará con las bajas de Bale, Pepe y Varane. El hueco del galés tiene varios pretendientes pero dos favoritos. La magia de Isco, que apenas ha disputado 77 minutos en la presente edición de la Champions League, o el desparpajo de Asensio son los principales candidatos. Otro aspecto del partido que tendrá importancia serán los apercibidos de sanción y es que Kroos, Sergio Ramos y Modric, buena parte de la columna vertebral blanca, se perderán el partido de ida de semifinales en caso de que su equipo pase y vean una amarilla.

Este partido pasará a la historia por ser el enfrentamiento más repetido en la historia de la competición (24), pero también por ser la primera vez que Carlo Ancelotti regrese al Bernabéu como entrenador visitante. Después de alzar la décima Champions League para el Real Madrid, el técnico italiano volverá a verse las caras con la hinchada madridista que guarda un gran recuerdo de Carletto.

Para revertir el pésimo rumbo que ha tomado el trasatlántico alemán, una victoria en los últimos cuatro partidos, el Bayern recurrirá a su killer. Robert Lewandowski, máximo artillero de la Bundesliga, se perdió el partido de ida pero no faltará a la cita más importante de la temporada. El liderazgo, el talento, la potencia y la clase del polaco se pondrán a disposición de su entrenador que espera recuperar a Hummels y Boateng para la causa. El que no podrá ser de la partida será Javi Martínez que cumplirá sanción tras ver la roja en Alemania. Arturo Vidal y el anteriormente mencionado, Boateng, están apercibidos de sanción en el equipo teutón.

Foto: www.uefa.com

Twitter: @borjasarobe11