El certamen argentino está dando algunas sorpresas como el sólido Colon de Santa Fe, la continuidad de Vélez y la irregular actuación de los equipos grandes, donde sólo el Rojo salva la ropa 

_________________________________________________________________

En un fútbol local donde cada vez hay más diferencia de presupuestos entre los equipos ‘grandes’ y ‘chicos’; donde los refuerzos para Boca, River y Racing llegan desde Europa, mientras que los demás incorporan jugadores del ascenso; donde el dinero por publicidad, patrocinio y premios son dolarizados; la paridad deportiva parecer ser aún más grande. Incluso, las instituciones con menos recursos son los que lideran ambas zonas de la Copa Liga Profesional. 

En la Zona A el líder absoluto e indiscutido es el Colon de Eduardo Domínguez. Un equipo sólido y sobre todo contundente, goleando en varios partidos y con un saldo de 5 partidos ganados y uno empatado. Los escoltas son Estudiantes de La Plata, Central Córdoba de Santiago del Estero y Banfield. Es decir que en los primeros cuatro puestos, los que clasifican a la zona campeonato, no hay ningún equipos grande. 

En el puesto 5 con los mismos puntos que los nombrados, pero con menos diferencia de gol aparece Racing Club. El equipo de Pizzi tuvo un comienza malo, pero se acomodó ya que ganó 3 partidos seguidos y está en levantada, aunque lejos del puntero. Con 10 puntos está River, quien goleó 6 a 1 a Godoy Cruz, pero perdió 2 de 6 encuentros jugados. El peor de esta zona es San Lorenzo, que cuenta con 5 puntos y el fin de semana perdió 2 a 1 ante Aldosivi de Mar del Plata como local. 

Mirando al otro grupo, vemos que Velez sigue en la cima del certamen con 15 puntos. El Sábado le ganó un partido clave a Independiente por la mínima. Justamente el equipo de Falcioni es el único que está entre los clasificados de todos los equipos grandes. A pesar de haber perdido la primera jornada ante Lanús, metió 4 triunfos seguidos para ser el escolta. 

Defensa y Justicia y Unión de Santa Fe completan el cuartetos de los que clasificarían. Afuera de todo, en la sexta posición, está el Boca de Miguel Angel Russo. El Domingo perdió en la última jugada ante Talleres de Córdoba, y sigue demostrando su andar irregular luego de la goleada ante Velez y el buen partido en el clásico ante River. 

En definitiva, no es un gran campeonato para los equipos que más billetera tienen, que más incorporaros y mejores planteles armaron. El fútbol argentino sigue demostrando una paridad increíble. ¿Podrán los equipos ‘chicos’ mantenerse?