Seleccionar página

Posibilidades hay

Posibilidades hay

Las posibilidades de clasificar eran difíciles desde el inicio. No por su nómina, sino por los acompañantes de grupo. Y en el desarrolló así fue: dos partidos y dos derrotas. Así que la necesidad de ganar era evidente, pero un rival relevante, de local y con la obligación de ganar tenía al frente


En una semana difícil, Junior llegó el 16 de septiembre a Ecuador. Luis Amaranto Perea tenía una doble responsabilidad: dirigir a uno de los grandes equipos de Colombia, pero que tenía la necesidad —por no decir obligación— de ganarle a Barcelona de Ecuador, rival que se encontraba en la misma situación: hundida en la tabla de posiciones del grupo A, con cero puntos. Ambos buscaban ganar y obtener mayores posibilidades de clasificar.

Ante tal situación, el ahora entrenador de Junior supo afrontar la situación. La nómina base —incluso el último once titular de Julio Comesaña— salió de arranque en el Monumental Isidio Romero Carbo. Barcelona, por su parte, recuperó jugadores, pero perdía otros y, aunque Junior había disputado solo dos compromisos en el último mes, mientras los locales duplicaban esa cifra, tenía cierta ventaja en la previa del compromiso.

Copa Libertadores: unicidad

Bastante se extrañaba la Copa Libertadores, un torneo internacional que es fiel reflejo de la idiosincrasia latinoamericana. Con ella vuelven los compromisos apasionantes, únicos, donde el arquero se convierte en goleador. Sebastián Viera, arquero de los tiburones, marcó el primer gol del partido. Su gol fue una apología a Rogério Ceni, quien era el único arquero en marcar goles en Copa Libertadores y Copa Sudamericana, marca que ahora comparte con el actual capitán de Junior.

El gol llegó comenzando el compromiso, en el minuto 6’, generando una rápida reestructuración en el planteamiento. A partir de ese entonces el partido se tornó dinámico, ambos equipos buscaban hacerse con la posesión del balón y Barcelona se imponía, ahora con la necesidad de empatar el resultado. En el minuto 27’ llegó el empate, en una jugada elaborada por la derecha, donde un pase largo dejó en ventaja a Cristián Colman quien materializó la oportunidad de forma efectiva con una vaselina. Para Junior, además del empate, se sumó la lesión de Teófilo Gutiérrez un par de minutos después. Así finalizaba el primer tiempo.

Jugadores determinantes

Con el correr de los minutos, ambos clubes buscaban la victoria, el resultado más favorable para cualquiera de los dos. Además, para ese entonces ya se conocía la victoria de Independiente del Valle sobre Flamengo, actual campeón, con un resultado de 5-0. De esa manera, el equipo que ganase este compromiso se ubicaría a tres (3) puntos de la segunda posición. Junior destacaba —aunque ejerciera menor posesión— y era más determinante en situaciones de ataque. Los locales buscaban alternativas, pero, Leonardo Pico y Didier Moreno, quienes no fueron efectivos en posición de ataque, sí sobresalieron en la zona defensiva y de recuperación.

Al minuto 69’, en una jugada elaborada por el sector izquierdo —quizás el más fuerte del club colombiano—se involucraron Daniel Fuentes y Freddy Hinestroza, dando acción a un centro que supo materializar Miguel Ángel Borja en gol. De esta manera Junior tomaba de nuevo la delantera en el resultado.

A partir de ese momento los locales se posicionaron en el frente de ataque, buscando las situaciones que le permitieran igualar el marcador. Con el transcurrir de los minutos el estrés aumentaba y, en consecuencia, las posibilidades de empatar se hacían mínimas. Fue en esos momentos de desorden, donde Amaranto Perea acertó en su cambió: Sherman Cárdenas, quien no contaba para Julio Comesaña, ingreso en los últimos minutos y supo darle inteligencia y una apropiada circulación a la posesión de balón. Así finalizó el compromiso, dando como ganador al equipo colombiano.

Latentes posibilidades

De esta manera, Junior sumó sus primeros tres (3) puntos en la competición, que lo ubican en la tercera posición —puesto de clasificación a Copa Sudamericana— y a una victoria de Flamengo, quien sufrió una dura derrota en la misma fecha. Ahora, el domingo, tendrá que enfrentar por el reinicio de la Liga Betplay (liga local) a Águilas Doradas, antes de recibir de local el martes 22 a Independiente del Valle, líder del grupo; mientras Barcelona será anfitrión de Flamengo.

Para el equipo colombiano las posibilidades de clasificación volvieron a ser tangibles. Aún así tendrá que afrontar varias dificultades administrativas que, de no ser determinadas, puede distraer a los jugadores y demás directivas del enfoque necesario: el deportivo.

Twitter: @JuanDavidTibad2

Foto: Junior FC

Sobre el Autor

Juan David Tibaduiza

Corresponsal en AG Deportes, estudiante de Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Externado de Colombia,