El Getafe ha barrido por completo al Deportivo de la Coruña y apunta, cada vez más, a ser un rival directo en la lucha por un puesto europeo, pese a que Bordalás quiera quitarle peso al tema


El Getafe llegaba de perder ante el Villarreal en el Estadio de la Cerámica. Partido en el que fallo dos penaltis que le podían haber dado la victoria. Pero lejos de salir al Coliseum con dudas, ha ocurrido justo lo contrario.

Se ha visto a un equipo que ha salido a por el partido, un equipo que no se conformaba con otra cosa que no fuera la victoria. Parecía un veterano en la categoría y hay que tener en cuenta que el Getafe es un recién ascendido.

El encuentro ha estado marcado por el diluvio universal que azotaba en el sur de la capital. El césped se encontraba encharcado y el esférico no corría bien. Sin embargo, para Amath eso no ha sido problema. Cuando el balón caía en los pies del senegalés paraba el corazón de los blanquiazules. De sus botas salía el primer gol, pero Ángel en boca de gol se lo arrebataba.

A partir de ese momento, el encuentro siguió el rumbo que impuso el conjunto local. Los pupilos de Seedorf no demostraron espíritu para ir a por el partido y eso les pasó factura. Pues los azulones han sacado del mapa los blanquiazules. Gran parte de la culpa de ver al Getafe sacar adelante estos partidos se debe al trabajo de su entrenador. Excepcional temporada del alicantino.

Bordalás es el artífice de este gran Getafe

La temporada de Bordalás al frente del conjunto del sur de la capital no tiene nombre. Su equipo marcha noveno a cinco puntos de los puestos europeos.

Quién le diría a un equipo recién ascendido que a estas alturas del campeonato iban a estar más cerca de Europa que del descenso. Sin embargo, el técnico alicantino quiere ser cauto y no piensa en otra cosa que no sea la permanencia. Pero la verdad es que viendo el nivel que está dando este equipo, hay que pensar más allá. Y por qué no, en Europa.

Foto: Getafe CF

Twitter: sergioheras17