Comparte esta pubicación

La competición del K.O. ha llegado a su momento más álgido. FC Barcelona, Real Madrid, Betis y Valencia pelean por alcanzar una ansiada final que les permita cosechar el primer título de la temporada. Y con ellos, un elenco de futbolistas de los cuales sólo unos pocos elegidos estaban en todas las apuestas como los héroes en el primer envite: el partido de ida


Sin embargo, la gran mayoría de los pronósticos no han sido de lo más acertados, y estos dos duelos iniciales han sido dominados por dos nombres que no copaban, por mucho, las quinielas. Les hablo de Gerard Piqué y Kevin Gameiro.

El central culé fue uno de los más destacados en el partido de ida que enfrentaba al Barça con el Real Madrid. Gerard lideró la zaga mostrando un nivel imperial, nivel que no venía manifestando en los últimos tiempos. Muchas de las intentonas merengues por anotar el segundo tanto fueron desbaratas por un Piqué que no dudó en ninguna acción, independientemente del grado de complejidad en lo técnico o táctico que ésta infligiera.

Circunstancia parecida, pero en la mitad contraria del terreno de juego, ocurría con Kevin Gameiro. Cuando peor pintaba la cosa para el Valencia, que se veía desbordado por un Real Betis Balompié que mandaba por 2-0 en el marcador, el atacante francés salía desde el banquillo para poner el encuentro “patas arriba”. Una asistencia a Denis Cheryshev y un gol en los últimos compases, se traducían en un empate que da ventaja virtual para la vuelta al cuadro ché.

Ni Messi, ni Benzema, ni Rodrigo…, lo auténticos señalados (positivamente) por encima del resto, han sido Gerard Piqué y Kevin Gameiro. Veremos si en la vuelta de estas semifinales, estos dos jugadores son capaces de repetir estas grandes actuaciones.

 

Foto: eldesmarque.com

Comparte esta pubicación