El Real Madrid sumó su segundo empate consecutivo en LaLiga Santander. Los pupilos de Zidane no pudieron pasar del empate frente a un equipo que, con algo de fortuna, dio otra alegría a su afición. Pese a los dos puntos perdidos, el actual líder de LaLiga sigue invicto con 14 puntos de 18 posibles. Al margen del resultado, la anécdota del partido fue la sustitución de Cristiano Ronaldo. El portugués no dio síntomas de su mejor nivel y Zidane no lo dudó, el luso tenía que ser retirado del césped. En aquel momento el Real Madrid iba por delante en el luminoso, pero cambiar a Cristiano siempre puede suponer un riesgo.

Hace menos de dos semanas, un disparo suyo abrió la lata frente al Sporting de Lisboa y finalmente llegó la victoria. Y es que aunque Cristiano no aparezca, siempre puede solucionar un partido. Con todo y con eso, el galo no tuvo escrúpulos y aprendió del error que cometió frente al Villarreal, donde el sustituido fue Gareth Bale, pero el señalado era el portugués. Apenas cuatro días más tarde, el cuerpo técnico del Real Madrid supo rectificar, para posteriormente asumir que todos los jugadores son iguales. Ni el pasado, ni el nombre, ni si quiera los Balones de Oro pueden influir para que un jugador que no está a la altura esté en el terreno de juego.

La temporada es larga, demasiado. De hecho, lo importante no es cómo empieza, sino como acaba… y eso es precisamente lo que quieren evitar en Chamartín. La edad también pasa factura a Ronaldo, obvio, es humano y ya vimos como en los últimos años nunca llega al 100% a la recta final de campeonato. Justamente, donde su equipo le necesita realmente. El partido de Gran Canaria puede que haya sido el inicio de una serie de constantes rotaciones donde desde el portero hasta el delantero son sustituibles.

Fotografía: LaTribuna

Twitter: @educornago