Pacheco y Pachón. Dos futbolistas que separados por algo más de diez años forman parte de la historia de uno de los equipos más apreciados en el futbol español. El Getafe Club de Fútbol. Ambos jugadores consiguieron hacer que equipo azulón subiera. Y lo hiciera tras una victoria ante, casualmente el mismo equipo: el Tenerife 


Ser el nombre propio en un momento especial. En este caso un ascenso. Y poder poner su nombre en la historia del club. Es algo que todo futbolista sueña. Y eso es lo que consiguieron Sergio Valentín Pachón y Daniel Pacheco. En dos etapas distintas, pero el mismo equipo: el Getafe. Y en ambos casos consiguiendo lo mismo. El ascenso a Primera.

Pachón

El futbolista madrileño lo hizo hace catorce años. Comienza en el Rayo Alúa, y un año en el Parla le permite fichar por el máximo rival azulón: el CD Leganés. Dos años buenos en el equipo pepinero en Segunda le permitieron fichar por el Real Valladolid. Cuatro campañas con el equipo vallisoletano. Dos temporadas en las que apenas contó y el otro par tuvo más oportunidades.

Pero en el verano de 2003 salió de nuevo a la Comunidad de Madrid, para fichar por el equipo en el cual hizo historia. Entrenado por un histórico como Yosu Uribe. Y con compañeros de la talla de Vivar Dorado, Yanguas, Michel, Cotelo, Craioevanu.

Ese año el futbolista marcaría diez tantos, cuatro de ellos ante el Tenerife en el famoso 3-5 que permitió al club madrileño subir a Primera. Los entrenadores que tuvo en las tres temporadas que aún permaneció en el club, Quique Sánchez Flores y Bernd Schuster contaron con él.

Sin embargo, salió en dirección a la capital, para jugar con otro histórico del fútbol madrileño: el Rayo Vallecano. Un trienio que le ayudó, al menos a recuperar una división ya que a su llegada el equipo estaba en Segunda División B.

Un año en Cádiz con el club en la categoría de bronce, para acabar jugando en otro conjunto del sur de Madrid, el Fuenlabrada. Cuatro años de nuevo, como los cuatro tantos que le hicieron ser historia de un equipo que hoy vuelve a la competición de oro del fútbol español.

Pacheco:

El jugador malagueño salió pronto a tierras extranjeras a demostrar su calidad. Nada más y nada menos que al Liverpool. Llegó en la época de Rafa Benítez como míster el equipo “A” para jugar en el conjunto de los reservas. Era considerada un futbolista con maneras de ser un futbolista interesante en el futuro, pero esas pocas oportunidades no permitieron ni evolucionar ni demostrar la calidad que el andaluz atesoraba. Pero no tuvo suficientes oportunidades. Una cesión al Rayo Vallecano, en la que no jugó tampoco en exceso. Vuelta a Inglaterra en la que no iba a contar practicamente nada.

Volvió a España para jugar en el Huesca. Un equipo que tras varios cambios de entrenador no conseguiría mantenerse en Segunda División. Plagado de buenos jugadores como Juan José Camacho, un ex-“pool” como Antonio Núñez, y  un ex azulón como Luis García bajaron a Segunda B. Esta vez si que tuvo mayores oportunidades consiguiendo jugar casi 20 partidos y marcando cinco tantos.

Desde entonces, no saldría de España y tendría más oportunidades. Tras una temporada con el Alcorcón donde hizo una buena temporada jugaría en tres equipos en los cuales conseguiría un ascenso, (el último, el club getafense). Betis, club al que pertenece  y Alavés consiguieron volver a Primera división con él en sus filas. Sin embargo, el protagonista no vería continuidad en esos conjuntos.

Su llegada  al equipo azulón primero y la contratación de Bordalás, le permitieron hacer la temporada que ha hecho. El míster que le conoce bien. Estole  ha pertido de nuevo ser feliz y sentirse a gusto. Y así lo ha demostrado en el campo. Como muestra un botón. El último partido de la temporada en la que consiguió dos tantos. Y hacer ser otro nombre propio de la temporada y de la historia del club del Coliseum.