Era un secreto a voces, Fenerbahce hizo oficial el fichaje este domingo firmando por tres temporadas


Amarga salida del turco sin disputar un solo minuto en la Premier League esta temporada y tan solo jugó 18 partidos en la campaña pasada. Aterriza al Fenerbahce para ser la gran estrella siendo uno de los jugadores que más cobrará en la Superliga, aproximadamente cuatro millones de euros al año y en esta actual temporada recibirá dos millones a parte de las primas bastantes altas si consiguen ganar el campeonato ligero o alcanzan la clasificación para la siguiente edición de la Champions League.

Ali Koc, presidente del Fenerbahce, hace un llamamiento a sus fans con el fin de ayudar al club para financiar el sueldo de Ozil. El equipo turco se encuentra en una situación económica complicada ya que tiene una deuda de 460 millones de libras esterlinas. Fomentan una campaña crowdfunding ´Mesutol´, envían un mensaje que costará menos de 2,25 euros al 1907, año de su fundación. 

“Hay dos países en los que quiero jugar antes de retirarme, Turquía y Estados Unidos. Si voy al primero, solo lo haría para el Fenerbahçe”. Así lo hizo. Y jugará con el dorsal 67 en honor a la ciudad de su familia, Zonguldak, cuyo código postal empieza por estas cifras.   

 

Mesut Ozil, de ser una gran estrella a salir por la puerta de atrás  

En 2006 Ozil forma parte de las categorías inferiores del Schalke 04 y del equipo nacional junior alemán, con sus grandes actuaciones deslumbraba allá donde va. En 2008 se le transfiere al SV Werner Bremen. Destaca con sus controles imaginables y pases creativos del balón. En la temporada 2008/2009 marcó el gol de la victoria consiguiendo la Copa de Alemania frente al Bayer Leverkusen. En 2009 se alza con el Campeonato Europeo Sub-21 y recibe el premio al mejor jugador del partido. Tras esto Joachim Low decide convocarlo a la selección absoluta debutando el 11 de febrero de ese mismo año frente a Noruega. 

Tras el Mundial de Sudáfrica en el cual la FIFA lo incluye en la lista de los diez candidatos para el Balón de Oro, varios equipos se interesan por él, pero hay uno que se adelanta y sobre todo una persona: José Mourinho. El entrenador portugués tiene un interés descarado por Ozil que incluso se lo hace saber, llamándole varias veces por teléfono. 

En 2010 el Real Madrid cierra el fichaje por 15 millones de euros. Fue un jugador determinante. En la temporada de los récords 2011-2012 fue una pieza clave para ganar el campeonato con 100 puntos, 121 goles y uno de los mejores contraataques de la historia de los blancos. Ozil con un balón en los pies es comparable a Michael Jackson en una tarima. Poesía pura, movimientos nunca vistos y le bailaba al rival que le pusieras delante. En sus tres temporadas en el club jugó 159 encuentros, marcó 27 goles y 81 asistencias. Fue el mejor socio sobre el verde de Cristiano Ronaldo, al que le dio 27 pases de gol. La llegada de Gareth Bale, su papel secundario con Ancelotti y teniendo el Mundial de Brasil 2014 a la vuelta de la esquina ponían en riesgo sus minutos por lo que decide salir del club. Hizo las maletas y puso rumbo a Londres. 

A finales de 2013 los ´gunners´ se hacen con los servicios de Mesut Ozil, convirtiéndose en el traspaso más caro de la historia del Real Madrid superando los 43 millones por Robinho cuando se marchó al City. Se vio la mejor versión del turco en la temporada 2015-2016 terminando la Premier League con 19 asistencias, exceptuando esta campaña nunca llegó a ser el jugador que la directiva y los propios fans habían soñado. Jugando para Arsène Wenger estaba muy cómodo, no sentía  presión y tenía una relación estrecha. Pero quizá los problemas físicos y extra profesionales no le dejaron ser el verdadero Ozil que todos esperábamos. Con la llegada de Unay Emery al Emirates no sentía esa extrema relajación que podía permitirse con Wenger. Emery le pedía más esfuerzo y lucha ya que Ozil es un jugador que necesita tener la pelota entre sus pies sino es un jugador que no la busca. Mikel Arteta, entrenador actual, no logró convencer o no quiso hacer el esfuerzo. Arteta se caracteriza por sacrificio, trabajo y constancia. No vio estas particularidades en Ozil y toma la decisión de no incluirlo en la lista de jugadores para disputar la Premier League.

Este es un punto crucial para Ozil en el cual toca fondo ya sea por falta de esfuerzo, cabeza o cualquier otro tipo de incentivo, decide dejar a un lado el fútbol de más alto nivel marchándose al Fenerbahce y dejando un lugar en el mundo que solo jugadores tan especiales como él  podrían ocupar

Foto: @MesutOzil1088

Twitter: @L10TM