Rojiblancos y embajadores empataron, en un partido dónde hubo protagonismo del VAR, y que terminó siendo negativo para ambos clubes en la tabla general de cara al tramo final 


Los dirigidos por el antioqueño Luis Amaranto Perea formaron así: Viera, Fuentes, Mera, Ditta, Viáfara, Vázquez, Pico, Cárdenas, Cetré, Gutiérrez y Valencia. Por su parte, los azules dispusieron de este once: Vargas, Godoy, Paz, De los Santos, Vargas, Duque, Vega, García, Salazar, Rodríguez y Arango.

Primero azul, luego rojiblanco

Por las lesiones y sanciones, Millonarios no contó con sus laterales, por lo tanto, Alberto Gamero situó a Juan Pablo Vargas (central) en la banda derecha y Diego Godoy (volante creativo) por la otra banda. Los partidos que le restan a los embajadores son finales, debido a que las derrotan de fechas previas han hecho que estén al fondo de la tabla, cada victoria es oro para los bogotanos.

Esa “obligación” de sumar de a tres hizo que fueran los primeros en proponer. Durante 25 minutos, los visitantes manejaron la bola y atacaron, Duque y García eran acertados en quitar la pelota y se acercaban al pórtico del uruguayo, pero con pocas ocasiones claras, solo la del remate de media distancia de Salazar . Junior lo esperó en este tiempo, dejó que el rival se desgatara.

Luego el primer tercio, las conexiones de Pico – Vázquez, y Teo – Carmelo se empezaron a notar. Los ataques embajadores se disminuyeron y los tiburones empezaron a controlar los tiempos del encuentro. Los locales encontraron espacios en las bandas y aprovecharon atacar por ahí, la consecución fueron algunas situaciones de riesgo contra Millonarios, como el cabezazo de Mera al minuto 34’, el disparo de Sherman al 37’ y, quizá la más clara de los primeros 45’ minutos, la de Carmelo al travesaño.

El primer tiempo fue 30 minutos para la visita y 17 minutos para los locales. Millonarios empezó con la batuta del compromiso, pero cuando se le terminó la gasolina, el equipo currambero tomó el control. Aunque hubo situaciones de gol, al entretiempo se fueron en paridad a cero. Posesión 68% (Junior) a 31% (Millonarios).

RolVAR

Al no guardar la bola en el arco de Viera, Gamero apostó por mejorar el frente de ataque. Salió Salazar y entro Ayronman (Del Valle). Sin embargo, quienes iniciaron atacando fueron los tiburones.

Minuto ’48, la primera intervención del VAR en el partido. Un centro de Fuentes en dirección a la frente de Teo, quién cayó por el marcaje de Godoy. Roldán dio la pena máxima, pero cuando Carmelo se disponía a cobrar, el árbitro fue a la revisión. Tras la incertidumbre, no hubo pena máxima. Respiró Millonarios y lamentó Junior.

Los locales continuaron con el dominio, manejaban la posesión y hacían retroceder a los embajadores. Desde el banco vinieron piernas frescas, entraron Eliser Quiñones y El Caballo Márquez, en cambio de Juan Camilo García y Emerson Rodríguez.

Desde la banda izquierda llegó el primer tanto. Centro de Fuentes que aprovechó El Larry (Vázquez), luego de ganarle la marca a Godoy. Faltando 28 minutos, los tiburones se guardaban en el bolsillo, hasta el momento, los tres puntos. Tras el gol, Perea llamó del banco a la artillería pesada, ingresaron Didier Moreno, Cariaco González y Miguel Borja, sustituyendo a Larry Vázquez (por lesión), Carmelo Valencia y Edwin Centré respectivamente.

Por los cambios, parecía que los curramberos querían liquidar el partido, pero Millonarios adelantó sus líneas para no encerrarse en su terreno. La ventaja juniorista continuaba y los azules se “desesperaban” en no saber cómo igualar. Todo o nada, salieron Godoy y Vega, para que entraran dos jugadores de ataque, El Mago (Montoya) y Moreno.

Llegando al final del encuentro, al minuto ’85 específicamente; después de un saque de banda de Quiñones por la izquierda, llegó la fortuna para el equipo de Gamero. Tras una salida insegura del arquero uruguayo, Ditta marcó autogol.

El segundo tiempo estuvo marcado por las intervenciones del VAR. Además del “casi” penal de Gutiérrez, también hubo intervención al final por una posible tarjeta roja para González, pero que al final, no fue más que una falta. Pitazo final en el Metro e igualdad a uno.

Recta final

Por el empate – y los resultados pasados- Millonarios está con el agua al cuello para la clasificación. Tiene 18 puntos y aún quedan en el camino 12 puntos. Le resta jugar contra Atlético Nacional (L), América de Cali (V), Deportivo Pereira (L) y Alianza Petrolera (V). lo único que se sirve en esta finalización del Todos contra todos es ganar, empates y derrotas lo hunden más. Además, esta semana recibe al Deportivo Cali por la Copa Sudamericana.

En el lado rojiblanco, la igualdad -y la victoria de La Equidad- lo sacó de los ocho. Su calendario es el siguiente : Cúcuta (V), Alianza Petrolera (L), Jaguares (V) y cerrando con Boyacá Chicó (L) . Después de la derrota contra Flamengo, Junior se mantuvo en la tercera casilla del grupo y obtuvo el tiquete a la Copa Sudamericana, donde se enfrentará el jueves contra Plaza Colonia de local.  

Foto: Millonarios F.C

Informa: @The_AftermathR