Comparte esta pubicación

No pudo ser. Otra vez los colegiados fallaron. El Málaga después de anotar el 0-1 veía muy cerca la victoria y un gol en fuera de juego de la Real Sociedad dejó el mal sabor de boca entre la escuadra malaguista.

Ya se repitió la semana pasada ante el Real Madrid y el conjunto de la Costa del Sol está un poco molesto con las actuaciones de los árbitros. Aun así Gracia le resta importancia al asunto y elude hablar sobre el arbitraje sufrido en esta última semana de competición.

Un partido que se resumía en una cosa, lucha por Europa. Dos equipos muy parejos en la tabla, los locales venían de una muy buena racha de partidos y jugando mejor que al inicio de campaña. Por otro lado, el Málaga esperaba una victoria que le siguiese acercando a los puestos cabeceros de la tabla. Los malagueños merecieron ganar. Razón por la que el partido empezó con dominio de los visitantes. Orden, rigor táctico y una defensa sólida que no dejaba pasar ningún balón. Ricca, en el lateral izquierdo debutó, impresionó y gustó, sabe de qué va esto y no era un juvenil cualquiera. El uruguayo estuvo perfecto en todo el partido, y podría quitarle un par de titularidades a Boka, el otro lateral zurdo del Málaga. La Real quería sorprender desde un primer momento a un buen Málaga que atrás no concedió oportunidad alguna. La tempranera tarjeta amarilla de Recio condicionó el partido, pero supo jugar bien con la amonestación y no dejarse llevar. Aunque la primera gran ocasión del partido fue para Juanpi, el de siempre. El joven malagueño que está explotando esta campaña de la mano de Gracia tuvo el 0-1 pero Rulli atajó de forma contundente. Poco a poco el Málaga se sacudía el dominio local y fue de menos a más. Haciendo un partido muy serio en todas las facetas. Los minutos iban pasando y Cop tuvo otra clara que el zaguero donostiarra volvió a sacar. El croata buscaba abrir la lata en su cuenta goleadora. Poco después el venezolano e, incombustible, Juan Pablo Añor se marchaba solo a la portería de los vascos, un mano a mano que se antojaba muy fácil para, por fin, anotar y estrenar el electrónico pero el defensa Íñigo Martínez lo agarró por la espalda y el colegiado le mostró la amarilla cuando eso, según el reglamento en mano, era roja directa.

Por otra parte, los rivales gozaron de otras ocasiones, de mano del joven y prometedor futbolista, Oyarzabal que mandó un disparo larguero cuando Kameni ya se sentía batido en la portería. El Málaga respiró y pronto volvió a asustar a Rulli con un excelente cabezazo que mandó por encima del travesaño. El partido se iba abriendo para ambos equipos, con el 0-0 todo podía pasar. La incertidumbre reinaba en Anoeta, los dos equipos querían tener el dominio y la posesión del esférico pero les resultaba prácticamente imposible. Los pupilos de Javi Gracia sabían cómo tenían que jugar y así lo hicieron. Pronto llegó el gol, jugada trenzada con un pase de Recio en profundidad que centra para que el croata, Cop, abriera el marcador. En las filas malaguistas todo era un éxtasis futbolístico. El marcador por fin hacñia justicia, el Málaga tiraba de oficia para llevarse los tres puntos. El técnico blanquiazul dio entrada a Filipenko para que la Real no soprendiese a la contra. Pero llegó la jugada fatídica. Mallenco, el colegiado designado para el partido, se olvidó del doble fuera de juego en el gol del empate de Agirretxe y, por segunda semana consecutiva, el Málaga sufría otro varapalo y destrozaban todo el trabajo realizado en el campo por un gol que no tuvo que subir al marcador.

 

 

Foto: mundodeportivo.com

Escrito por: Carlos Hernández

Twitter: @Carlos_hg93

Comparte esta pubicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here