A pesar de empezar ganando y dominando en el Etihad Stadium, el FC Barcelona no logró evitar la remontada del Manchester City y sellar así su pase definitivo a los octavos de final de la UEFA Champions League. El conjunto de Luis Enrique se adelantó con una contra excepcional iniciada por Leo Messi, conducida por Neymar y finalizada nuevamente por el genio rosarino. Fue entonces cuando, tras el golpe anímico, sometieron a los citizen en su feudo. Sin embargo, justo antes del descanso Gündogan lograba levantar a los suyos de la lona tras un error en la salida del Barça.

En el segundo tiempo y con el estado anímico del gol, los de Pep Guardiola arrasaron con un fútbol vertiginoso hacia la portería de Ter Stegen. Esto supuso una desconexión del juego sobre Messi, quién de momento les había inclinado, al igual que en el Camp Nou, la balanza a su favor. Y sin él los azulgranas se mostraron impotentes y sin respuesta. La victoria celeste abre de nuevo la batalla por el primer puesto del grupo.