Culminó la espera y la Eliminatoria Sudamericana inició. La tricolor queda con un buen puntaje, con una victoria de local y un empate de visitante. La próxima cita será en noviembre


Tras la victoria en Barranquilla, Colombia viajó a tierras australes para el segundo compromiso contra Chile, que tenía la necesidad de sumar de a tres. La titular de los locales fue: Cortés, Isla, Sierralata, Díaz, Vegas, Aránguiz, Baeza, Vidal, Pinares, Vargas y Sánchez. Los dirigidos por Queiroz formaron así: Vargas, Medina, Murillo (en cambio de Mina, que se lesionó a última hora), Sánchez, Mojica, Barrios, Lerma, Cuadrado, James, Zapata y Muriel.

De más a menos

Al inicio del partido, los cafeteros se vieron cómodos, manejaban la pelota y los pases eran certeros. La defensa chilena estuvo confusa cuando vio que quien llegaba al frente de ataque por la izquierda era Jefferson Lerma. Esa estrategia dio frutos cuando Medina centró con destino a la cabeza del jugador del Bournemouth. Minuto 6’, ganaba la visita.

Algo que se repitió del partido contra Venezuela, fue el infortunio en la banda derecha. Cuando Colombia  olfateaba el segundo gol, Stefan Medina se lesionó y el partido cambió. Al no tener un lateral derecho innato, Queiroz optó por retroceder a Cuadrado a ese sector y darle ingreso a Steven Alzate.

Los chilenos, que fueron controlados por la visita en el primer tercio del encuentro, cambiaron su rumbo luego de la lesión de Medina. Liderados por El King (Arturo Vidal) y Alexis Sánchez, el equipo bloqueó a la delantera colombiana, manejó el balón y distribuyó juego en área rival. Estaba más propenso el empate que el segundo de los visitantes.

En un tiro de esquina al minuto 33’, Vidal y Lerma fueron a despejar la bola, pero el mediocentro de la tricolor golpeó en el pie derecho al capitán de los australes. El arbitro fue a la revisión del VAR y dio pena máxima. Con el empeine, en dirección al palo derecho, Arturo Vidal igualó el encuentro.

La Roja no quedó satisfecha y fue por el segundo. En el lado de los colombianos, el equipo no se repuso de la igualdad y siguió sin saber cómo romper con el engranaje chileno. Hubo bombardeos de balones en la zona colombiana, pero solo bastó llegar al arco una vez para tomar ventaja. Centro de Isla, un error de Cuadrado y aprovechó El Niño Maravilla (Sánchez). A las duchas con un marcador de 2-1, a favor de Chile.

Rugido del goleador

Colombia arrancó la segunda parte con el mismo chip con el que inició el partido, controlar al rival. Sin embargo, los chilenos no dejaron ningún espacio y plantaron un equipo defensivo. Aunque los cafeteros atacaban, quien controlaba los ritmos del compromiso era el local. Para darle velocidad y romper a la defensa, Queiroz llamó a Alfredo Morelos, en reemplazo de Luis Muriel.

La visita continuó atacando, pero sin hallar un espacio en el bloque defensivo del rival, quien lo esperaba para el contragolpe. Los centros de los laterales no eran certeros y el principal problema adelante era el duelo Alexis – Cuadrado, donde estaba mejor el chileno.

Esa insistencia de avanzar rápido por parte de Colombia originó un tiro de esquina, que marcó el empate por parte del defensa Davinson Sánchez. No obstante, el árbitro argentino pitó una falta del jugador contra el guardameta Cortés. Todavía ganaba Chile.

Faltando veinticinco minutos para finalizar y buscando el empate, el equipo cafetero empezó a desgastarse, por lo tanto, el técnico luso mando a un tigre con piernas frescas. Ingresó Radamel Falcao. Todo o nada, dos centrodelanteros, los dos laterales y James atacando. En defensa se quedaron Sánchez, Murillo, Lerma y Alzate.

Colombia persistió y no bajó los brazos. A pesar del cansancio, continúo siendo el equipo dominador. Chile siguió defendiéndose a la espera de un contragolpe que cerrara el partido. El reloj avanzaba y parecía la primera victoria de La Roja en esta Eliminatoria, pero luego de un remate de Mojica, Falcao tuvo la última opción y gritó el gol del empate. Herrera pitó el final con un 2-2 en el Estadio Nacional de Santiago.

Noviembre, te esperamos

Pasaron tres años tras la última Eliminatoria, donde las dos primeras fechas terminan siendo buenas para Colombia. Inició bien el proceso de Queiroz en búsqueda a Qatar 2022. La tricolor aplicó la media inglesa, ganar de local y empatar de visita, conseguir cuatro de los seis puntos (66.6%).

Aunque no estuvo Ospina, Camilo Vargas no dio ventaja en el arco. Las lesiones puede que hayan hecho que Colombia remara en contra de la marea. La lesión de Yairo Moreno antes del debut, la lesión de Arias contra Venezuela y la lesión de Medina contra Chile, hicieron que el esquema se modificara.

En defensa, la tricolor se mostró, en términos generales, fuerte y segura. Creo que los centrales no se modificaran, en condiciones normales, para la próxima convocatoria. Por la lesión de Arias, habrá que mirar quien puede ser un relevo para Medina; puede ser Cuadrado u optar por otro. En la otra banda, Mojica y Fabra tuvieron buenas actuaciones, en especial contra Venezuela.

Lerma, Barrios, Cuadrado y Alzate fueron buenas apuestas de Queiroz en ambos encuentros. No quedaron dudas que el ataque colombiano promete; la actualidad de Muriel, Zapata y James en sus clubes, junto con la experiencia de Falcao, fueron las llaves de gol. Uruguay y Ecuador serán los próximos retos para Colombia en noviembre.

Foto: Federación Colombiana de Fútbol

Informa: @The_AfterMathR