Comparte esta pubicación

Jeremy Mathieu se enfrentará el próximo miércoles 27 de septiembre a los que fueron sus compañeros en el Barcelona. En lo que será la segunda jornada de la presente Champions. El zaguero, además, asegura que la victoria del Sporting es difícil pero no imposible


Mathieu llegó al F.C. Barcelona el verano de 2014 procedente del Valencia con la vitola de jugador importante. De zaguero con buenas condiciones por arriba y al corte que debía dotar de contundencia a la parcela defensiva. Algo que sí se cumplió en ese curso, el 2014-2015, pero que durante los dos siguientes estuvo bastante lejos de producirse. De hecho, la salida del francés del Barça se firmó la noche de la ida de los cuartos de final de la pasada Champions ante la Juventus. El día que Dybala destrozó al conjunto culé.

No sin dificultades; Mathieu encontró este verano un nuevo destino en el que continuar su carrera deportiva. Al abrigo de Jorge Jesús y en una competición de nivel no demasiado exigente como es la Liga NOS. Allí, el galo se ha convertido en imprescindible para la zaga del Sporting de Portugal. Desde donde la comanda en la pareja de centrales, o en menor medida en el puesto de lateral. Y aunque en liga el SCP no haya encontrado mucha oposición, no en vano va segundo a dos puntos del Porto, la Champions League ya es otro cantar. Puesto que compartiendo grupo con Barcelona y Juventus las posibilidades de pasar a octavos son ínfimas.

Lo que no quita que los leões van a intentar por todos los medios dar la sorpresa. Como así confirmó Mathieu en una entrevista para Marca. Donde aseguró que: “En el fútbol todo es posible, y si estamos bien, al ciento por ciento, estoy convencido de que podemos ganar“. A pesar de que el Barça cuenta con la mejor baza disponible: Messi: “Pararle es difícil porque nunca sabes lo que va a hacer. Tendremos que dejarle un metro de espacio, es decir, no salir a por él porque en el uno para uno estás perdido. Y luego, rezar para que pase la pelota y no encare“.

Cuestionado sobre su etapa en la Ciudad Condal, Mathieu aseguró guardar un cariño tremendo al club, a sus compañeros y a todos los aficionados. No así a la junta directiva, y en especial a Josep María Bartomeu y a Robert Fernández, quienes en palabras del futbolista no estuvieron a la altura en cuanto al trato humano se refiere. Quién sabe, tal vez pronto se cobra venganza. De momento, eso sí, no sabe si celebraría un gol en caso de llevar el delirio a las gradas del José Alvalade.

Foto: La Vanguardia

Twitter: @darkast

Comparte esta pubicación