Nueva victoria del Granada que se aúpa en lo más alto de la clasificación. Los hombres de Diego Martínez hicieron bueno el 1-0 de Vadillo y consiguieron una nueva victoria ante un Betis que no levanta cabeza y sigue en los puestos de descenso


Salió el Granada con varios cambios en el 11 con respecto a las jornadas anteriores. Algunos de ellos provocados por lesiones y otros por razones tácticas. Diego Martínez ha tenido que adaptarse de nuevo ante las continuas bajas por lesión que están sufriendo sus hombres. En este sentido Vadillo y Machis ocuparán las bandas ante la lesión de Antonio Puertas, y Gonalons repite al lado de Yangel Herrera, como ya hiciera ante Real Madrid y Osasuna tras la lesión de Montoro. Así el 11 estuvo formado por Rui Silva en portería, con Victor Diaz, Duarte, Germán y Neva en defensa. Herrera, Azeez, Gonalons, Machis y Vadillo en el medio y Carlos Fernández. Diego volvió a colocar sus piezas en torno a un 4-2-3-1, con Ramón Azeez en la mediapunta, por detrás de Fernández.

El partido comenzó con dominio alterno de la posesión, aunque fue el Granada el que consiguió acercarse al área de Joel Robles, mientras que Rui Silva vivió tranquilo en el comienzo del choque. Pese a todo el ritmo lento se impuso y ninguno de los dos equipos consiguió generar ocasiones de gol ni acercarse con peligro. El ritmo lento fue consecuencia del respeto mutuo que se mostraron ambos conjuntos, que no arriesgaban con el pase ni verticalizaban en exceso.

Pasada la primera media hora el partido gnaó en emoción y llegadas. El Berlos el que lo hizo rozando el gol. Durante esos minutos posteriores al tanto local, todo salía de cara para los rojiblancos y todo de cruz para los verdiblancos, que acusaron el mazazo y estuvieron cerca de dejar el partido perdido en 10 minutos en los que estaban rotos.

Poco después sería el nigeriano Azeez el que tendría una nueva oportunidad tras coger un rechace de un córner. Seguía dominando y llegando el Granada, aunque no consiguió abrir brecha en el marcador. El Betis mejoró con la entrada de Joaquín y puso más carne en el asador con la de Borja Iglesias, pero pese a acercarse al área de Rui Silva y tener alguna ocasión, no logró el empate. El Granada por su parte reaccionó bien a los cambios de Rubi y el empuje final bético, pasando a defensa de cinco y defendiendo como un bloque. El Betis lograba llegar pero no con mucho peligro, mientras que al Granada le faltó una pizca de claridad en las contras para matar el partido.

La victoria aúpa al Granada a la primera posición, liderando la clasificación en solitario, mientras que el Betis sigue en la parte baja de la tabla y sin encontrar el camino hacia una victoria que de confianza a Rubi y los suyos. El Granada visitará en la jornada intersemanal al Getafe, mientras que el Betis recibirá al Celta en el Benito Villamarín.tis a través de jugadas aisladas y el Granada a través de Gonalons, que comanda a los suyos, naciendo de sus botas las mejores y más peligrosas jugadas del cuadro nazari. El francés hizo de timón y distribuyó hacia las bandas, posición desde la que el Granada creó más peligro. Desde ahí Vadillo y Machís, con la ayuda de los laterales, llegaban a posiciones claras para centrar, aunque el Granada no consiguió cargar bien el área ni materializar en gol los centros que se sucedieron.

Así se llegó al descanso, con un partido intenso pero de rimo lento, aunque creciente. El Granada consiguió llegar más y con más peligro, pero sin hacer trabajar mucho a Joel Robles. En la primera parte destacó Carlos Neva. El joven lateral zurdo volvió a mostrarse muy sólido en defensa, ayudando también en ataque con sus subidas. La primera parte del lateral fue muy buena, aunque quien más destacó fue Gonalons, perfecto con balón dando siempre una salida limpia de balón y haciendo progresar a los suyos con pases que rompían líneas de pase.

El comienzo de la segunda parte dejó mas ocasiones en ambos bandos, con llegadas más profundas y posiciones de remate más claras. El Granada subió un punto su presión y al Betis le costó mucho salir de ella. Así los hombres de Diego Martínez consiguieron merodear con más frecuencia el área bética hasta que llegó el gol de Vadillo a pase de Carlos Fernández, fruto de una muy buena presión en campo contrario. El delantero cedido por el Sevilla realizó una gran maniobra y dejó en bandeja el gol para Álvaro, que conseguía el 1-0 ante su ex equipo.

El gol de Vadillo dejó en la lona al Betis y dio más alas aún al Granada, que cerca estuvo de marcar el segundo tanto pocos instantes después del 1-0 tras una doble ocasión. Primero fue Azeez el que disparó al palo y luego Carlos el que lo hizo rozando el gol. Durante esos minutos posteriores al tanto local, todo salía de cara para los rojiblancos y todo de cruz para los verdiblancos, que acusaron el mazazo y estuvieron cerca de dejar el partido perdido en 10 minutos en los que estaban rotos.

Poco después sería el nigeriano Azeez el que tendría una nueva oportunidad tras coger un rechace de un córner. Seguía dominando y llegando el Granada, aunque no consiguió abrir brecha en el marcador. El Betis mejoró con la entrada de Joaquín y puso más carne en el asador con la de Borja Iglesias, pero pese a acercarse al área de Rui Silva y tener alguna ocasión, no logró el empate. El Granada por su parte reaccionó bien a los cambios de Rubi y el empuje final bético, pasando a defensa de cinco y defendiendo como un bloque. El Betis lograba llegar pero no con mucho peligro, mientras que al Granada le faltó una pizca de claridad en las contras para matar el partido.

La victoria aúpa al Granada a la primera posición, liderando la clasificación en solitario, mientras que el Betis sigue en la parte baja de la tabla y sin encontrar el camino hacia una victoria que de confianza a Rubi y los suyos. El Granada visitará en la jornada intersemanal al Getafe, mientras que el Betis recibirá al Celta en el Benito Villamarín.

Foto: Granada CF