Seleccionar página

Locura en Copenhague

Locura en Copenhague

La selección danesa consiguió su primera victoria en la EURO 2020 y, de manera sorpresiva, se clasificó a los octavos de final tras vencer a Rusia por marcador de 4-1 ante más de 40 mil aficionados en el Parken Stadion


Los dirigidos por Kasper Hjulmand dieron una actuación redonda en su tercer partido en casa en la fase de grupos, pudieron doblegar a una selección rusa que presentó cierta resistencia en los primeros minutos, pero que fue desplomándose poco a poco hasta encajar una goleada que los eliminó de la competición.

Bajo un marco y ambiente tremendo como en los dos anteriores encuentros de Dinamarca, el partido se fue desarrollando con un ida y vuelta por parte de ambos equipos que apelaban al deseo por buscar ese boleto a los octavos de final, con mayor obligación para el local, pero con una etiqueta de favorito para Rusia, la cual en lugar de ayudarlos los presionó aún más.

Mikkel Damsgaard se encargó de abrir el marcador sobre los minutos finales de la primera parte, con un potente disparo que logró vencer a la defensa rusa y que desató la euforia de la afición que una vez más copó el Parken Stadion. Rusia lo intentó a través de ataques conducidos por Golovin y un Dzyuba que lo hacía muy bien de espaldas, pero llegó perdiendo al descanso.

Para el segundo tiempo, Dinamarca salió más decidida que su rival en busca de la victoria y rápidamente consiguió el segundo tanto en el marcador, esta vez con un poco de ayuda, ya que un error de la defensa rusa al mandar un pase hacia atrás, dejó a Poulsen con el marco abierto y sin marca para poner el partido 2-0. Dzyuba, capitán y figura de los visitantes, se encargó de descontar, pero solo provocó que se desatara el juego de los daneses y fluyeran como nunca.

Christensen, tras una triple atajada del arquero Safonov, puso tierra de por medio en el encuentro con golazo de fuera del área y Maehle lo convirtió en goleada tres minutos después. Dinamarca se desató, jugó sus mejores minutos en la Euro y logró un boleto inesperado a la siguiente ronda, sobre todo porque llegó a este partido sin unidades y en el último lugar.

Lo sucedido en el otro partido ayudó, ya que Dinamarca necesitaba que Finlandia perdiera, Bélgica supo contribuir a la causa con dos goles en el segundo tiempo. Después de una semana terrible, con lo sucedido con Eriksen en el primer partido, el tema con la UEFA y un equipo con un estado de ánimo por los suelos, una alegría como esta significó mucho, incluso se contagió para quienes somos aficionados neutrales, hoy todos fuimos Dinamarca por un rato.

Twitter: @MauMerinoT

Foto: Twitter @DBUfodbold

Sobre el Autor