Tanto el Leganés como el Getafe iniciaron la temporada en Primera con sendas imágenes muy positivas. Los pepineros vencieron con justicia al Alavés en Butarque y los azulones se mostraron muy compactos ante el Athletic para acabar rascando un punto


Si algo ha caracterizado a los equipos de Asier Garitano y Pepe Bordalás durante toda su trayectoria en los banquillos ha sido la solidez defensiva. La capacidad para aguantar en fase sin balón con las líneas muy juntas, cerrando los espacios, y saliendo hacia delante con mucha velocidad o, por lo menos, sin ralentizar la jugando manoseando en exceso la pelota. De hecho no sería aventurado afirmar que ambos entrenadores se mueven con ciertos mecanismos que son casi idénticos, parámetros que en las últimas temporadas han compartido los dos equipos más potentes de la periferia de Madrid.

No en vano, los rivales de Geta y Lega tienen claro antes de cada jornada qué es exactamente lo que se van a encontrar. Un fútbol sobre todo pragmático y efectivo, que si bien se aleje de los cánones visuales sí se acerque a lo que realmente da de comer; los resultados. El conocer de antemano el modelo de juego cierto es que resta capacidad de sorpresa, pero Bordalás y Garitano lo suplen con un conocimiento profundo de las virtudes que deben explotar para llevar la delantera en los partidos. Como puede ser ceder la iniciativa al rival, ralentizar su velocidad de circulación, cortocircuitar a las piezas clave de medio campo y aprovechar las jugadas puntuales de las que dispongan.

Todo ello sujeto a la imperiosa necesidad de mantener la puerta a cero, ya que uno de los defectos que sí podrían añadirse al debe de Leganés y Getafe es su escasa capacidad anotadora en los últimos años en Primera. Los pepineros andan a la búsqueda de un delantero que pueda ayudar a paliar el problema, mientras que los azulones se hicieron el curso pasado con Jorge Molina, así que en principio el veterano delantero deberá cargar con el peso de los goles. Si no te anotan, más allá de que puedas ganar o no, lo seguro es que no pierdes. Y si no pierdes, la permanencia está más cerca.

Foto: LosOtros18

Twitter: @darkast