San Lorenzo venció 3 – 1 a Arsenal en Sarandí y se prendió al lote de los punteros, pero lo cierto es que el conjunto de Diego Aguirre no viene jugando en un gran nivel pese a lo que los medios y los hinchas piensen y manifiesten.

Los de Boedo no arrancaron el campeonato de una gran manera, ya que empataron en su casa y no mostraron una gran actuación en lo colectivo. Sin embargo, la gran calidad de sus jugadores le dieron la igualdad. Los ‘Cuervos’ siguieron jugando las fechas siguientes en un bajo nivel pero eran las individualidades las que obtenían los puntos. Quizá el partido contra Vélez fue el mejor en el que se lo vio a San Lorenzo, ya que con un gran primer tiempo pudo sostener el pobre complemento.

Lo cierto es que los del Bajo Flores no tienen una linda manera de jugar colectivamente, tal vez por momentos y sobre todo en las primeras mitades se puede llegar a ver algo de buen fútbol, pero luego el equipo retrocede y termina dependiendo de las manos salvadoras de su brillante arquero, Sebastián Torrico. Pero la pregunta será por qué este conjunto azulgrana está segundo en el torneo y viene de ganar por 3 – 1 en sus últimas tres presentaciones, y la respuesta está en la enorme categoría que posee su plantel. De la mano de un Fernando Belluschi imparable, que pide una citación a la selección urgente, de un Néstor Ortigoza que cada vez juega mejor, de un Sebastián Blanco que toma la posta en el ataque y de los goles de Nicolás Blandi y Martín Cauteruccio, el Ciclón se ilusiona con volver a pelear el torneo doméstico y hasta ahora sin ser muy vistoso lo está logrando ya que se posicionó a 2 puntos del líder Estudiantes.

Imagen: Ole.com.ar