El RCD Espanyol incorpora al belga Landry Dimata y mantiene el bloque para tratar de alcanzar el objetivo final: el ascenso a LaLiga

Muchas especulaciones temibles rodeaban el entorno perico cuando se acercaba el mercado invernal. Habladurías acechantes que intimidaban a la afición, asegurando que la venta de las piezas esenciales de la plantilla era una realidad innegociable. Sin embargo, erraron.

La realidad es que el RCD Espanyol no ha vendido a ninguno de sus jugadores destacados. Raúl De Tomás, Adrián Embarba, Diego López, David López, Leandro Cabrera y compañía seguirán vistiendo la zamarra blanquiazul hasta final de temporada. La única venta ha sido la de Víctor Campuzano al Real Sporting. Es, sin embargo, una pérdida poco dañina, pues la incidencia del canterano era prácticamente nula. Había disputado un total de 105 minutos en lo que llevamos de temporada.

Para suplirle, la directiva perica se fijó en un delantero belga que jugaba en su liga doméstica y que, pese a no ser titular indiscutible con su equipo, el Anderlecht, estaba ofreciendo buenas prestaciones. El elegido fue Landry Dimata. 2 goles y 2 asistencias en 12 encuentros hasta la fecha en la Jupiler Pro League.

El belga tiene la misma edad que Campuzano (23 años) y, obviamente, ocupa una demarcación similar. Puede ocupar cualquiera de las tres posiciones del último tercio (los dos extremos y la delantera). Incluso también la mediapunta. Cierto es, también, que el mítico Vincent Kompany, actual entrenador del Anderlecht, le utilizaba de delantero centro.

No obstante, parece complejo que pueda ocupar esa posición en el 4-3-3 que emplea Vicente Moreno en el Espanyol. Esa demarcación tiene nombre y apellidos. Raúl de Tomás parece inamovible del once. Es, precisamente, esa versatilidad ofensiva la que puede brindar de minutos a Dimata aunque, a priori, en el extremo o detrás del punta.

Pero, ¿qué puede aportar el belga al juego del Espanyol? Su bagaje posibilita que Dimata disponga de una etiqueta de polivalencia. Es un jugador veloz, con una gran zancada. Mide un metro con ochenta y cinco, por lo que, sin duda, es un arma letal en el balón aéreo. En este sentido, será útil tanto en remates dentro del área como en prolongaciones en la zona de tres cuartos.

Nacido en la República Democrática del Congo, pero con nacionalidad belga, Ladry Dimata aterriza en Barcelona para ayudar al conjunto de Cornellá a mantener la línea del tramo inicial de campaña para poder lograr el objetivo final, el ascenso a la primera división, a ser posible, de forma directa sin jugar los play off. Cesión hasta final de temporada con opción de compra, puede ser también una apuesta de futuro. ¿Será la pluma que le falta a los pericos para poder volar alto?

Foto: Twitter oficial RCD Espanyol

Twitter: @ikersicr