La victoria más meritoria de Julen Lopetegui

Comparte esta pubicación

El entrenador vasco se puso en julio de 2016 a los mandos de la selección española de fútbol. Una decisión que en principio fue discutida, ya que se le consideraba un preparador de perfil bajo, pero que con el paso del tiempo, y la fase de clasificación para el mundial de Rusia, se ha demostrado como totalmente acertada


Probablemente pocos pensaban el verano pasado que el elegido para sustituir a Vicente del Bosque en la selección española iba a ser Julen Lopetegui. Por diversas razones; en primer lugar que entre la terna de favoritos se encontraban varios candidatos con mucha solera en el fútbol español, y ninguno de ellos era el míster vasco. Y en segundo, de todas las opciones que habían ido saliendo, la de Lopetegui era la que menos ilusión generaba entre la opinión pública. De hecho, el propio entrenador ni se lo había planteado. Por lo que estaba en negociaciones con el Wolverhampton de la segunda división inglesa.

Pero una llamada lo cambió todo. La de Ángel María Villar ofreciéndole a Julen el puesto de seleccionador. En lo que era una apuesta arriesgada por gente de la casa. Pues si bien el guipuzcoano había entrenado, y ganado títulos con las categorías inferiores de España, su primera aventura en los banquillos de un club de alto nivel como el FC Porto no había acabado del todo bien. No siendo capaz de pelear la liga con el Benfica y saliendo prácticamente por la puerta de atrás del Estadio do Dragão en enero de 2016.

Villar, que ha hecho muchas más cosas malas que buenas en la Federación Española de Fútbol, se lanzó a la piscina y resultó que el agua cubría hasta el cuello. Así, es de recibo reconocer que el todavía Presidente de la RFEF apostó por el que casi nadie apostaba y se llevó el bote y de propina el reintegro. No en vano; los resultados no mienten. En la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018 la España de Lopetegui ha jugado ocho partidos, de los cuales ha ganado siete y empatado uno, contra Italia en tierras transalpinas. Además, ha anotado 32 goles por solo tres encajados. Y lo que es más importante: tiene casi encarrilada la clasificación para la próxima cita mundialista.

Sin apuros. Sin la mínima posibilidad de sorpresas. Esa es la victoria más importante de Julen Lopetegui desde que comanda a la selección española. Ha devuelto al combinado nacional el aura de equipo campeón. De conjunto que aplicando su hoja de ruta, posesiones rápidas y con sentido, más un fuerte pressing alto, es capaz de enfrentarse a los rivales directos y que estos ni le tosan. Ya lo sufrió en sus carnes la Italia de Ventura. Que una vez contará a sus nietos que pasó por el Bernabéu para asistir en directo a una obra de arte de Isco, y poco le faltó para ayudar a sacar al madridista por la puerta grande.

Sin echarse ni una flor, Lopetegui ha comandado a “La Roja” hasta las puertas del próximo mundial. Manteniendo siempre sus ideas, y renovándolas en busca de la excelencia. Superando mil polémicas totalmente ajenas al ámbito deportivo. Confiando en su ‘gente’ aunque alguno de ellos viviese en el banquillo de su club. Y apostando por el equilibrio y la mesura frente a los extremos en los que vive instalada España. Con la misma actitud la selección española arribará a Rusia. Pocos apostaron por Julen en julio de 2016, tal vez el mundo entero lo haga dos años después.

Foto: Real Federación Española de Fútbol

Twitter: @darkast

Comparte esta pubicación