El crack argentino comunicó ayer al Barça su deseo de abandonar el club blaugrana. Una noticia que ha puesto patas arribas a todo el mundo del fútbol.


Este no es un texto donde explico el burofax de Leo Messi al Barça. Este no es un artículo de investigación donde expongo información contrastada sobre lo que aconteció ayer. Tampoco voy a parafrasear la noticia que adelantó Alfredo Martínez. Tan solo es una breve reflexión propia de lo que ha estado ocurriendo en Can Barça durante mucho tiempo. Un vaso que se ha ido llenando gota a gota y acaba de rebosar…

Bien, para entender la cuestión y gravedad del asunto, hay que recordar que el Barça lleva 5 años sin ganar la Champions League. Y no solo sin ganarla, sino que ha caído de forma calamitosa edición tras edición. Esto no tendría mayor repercusión sino hubiera coincidido con la época dorada de uno de los mejores jugadores de todos los tiempos: Leo Messi. Tener al mejor y no ganar el título más importante durante tanto tiempo es preocupante, señal de que algo ocurre. Vamos a analizar varios puntos claves que han ocurrido a lo largo de estos años y han acabado propiciando la situación actual. ¡Comenzamos!

Leo Messi

Ganar con lo justo.

El Barça lleva mucho tiempo ganando con lo justo. Genialidades de Leo Messi y poco más. Y eso te puede dar para ganar determinados títulos. Recordemos que hablamos de tener a uno de los mejores de la historia en tu equipo. Un jugador que él solo te gana partidos, pero no campeonatos.

Esta situación se ha agudizado en los últimos 3-4 años. Un equipo muy justo con un crack al mando. Así podemos resumir la última época del Barça. Conformismo, acomodo. Sentarse a verlas venir. Llamarlo como queráis, pero este tipo de comportamientos desembocan en algo trágico. A las pruebas me remito…

Sobreponer lo personal a lo institucional.

No se le puede entregar ‘las llaves’ de un conjunto histórico a un jugador por muy bueno que este sea. Error. El escudo debe estar siempre por encima de presidentes, entrenadores y jugadores. Y si alguien intenta estarlo, debe marcharse. El bueno de Leo sabe jugar –y muy bien- al fútbol, pero no gestionar ni llevar una institución.

En esto se pueden fijar bien en su eterno rival, el Real Madrid. Un club donde el mejor jugador de su historia (Cristiano Ronaldo) quería ser el centro gravitacional, y tuvo que acabar saliendo por falta de entendimiento. El club, siempre por encima. Porque los jugadores pasan, pero el equipo y sus aficionados permanecen.

Leo Messi

Nula apuesta por la masía.

Hace tiempo que la cantera desapareció. Tan solo quedan los resquicios de generaciones de antaño. El club ya no apuesta por la cantera, por gente de la casa. Jugadores que ‘maman’ el gen Barça ya no tienen cabida ni oportunidades en el primer equipo. O igual no son válidos. Pero sea por una cosa u otra, ya no entra savia nueva en acción.

Lejos quedaron los tiempos de Pep Guardiola, quien sí dio la oportunidad a varios chavales del filial que acabaron por convertirse en leyendas del club blaugrana.

Fichajes top que resultaron no ser top.

Esta es una cuestión que se está obviando, y resulta clave para explicar la situación actual del Barça. Coutinho, Dembelé y Griezmann son los máximos exponentes. Desembolsos millonarios que han rendido muy por debajo del nivel esperado. Cuando depositas toda tu confianza –y dinero- en varios jugadores para que te den ese salto de calidad y ese gen competitivo, y resultan fiascos (al menos por el momento), solo queda resignarse.

Si alguien puede decir un fichaje top del Barça que en los últimos 6-7 años haya rendido al nivel esperado y no sea Luis Suárez, le invito a decirlo públicamente. Gracias.

Leo Messi

Inoperante directiva.

A esto no le dedicaré mucho, ya que todo sabemos lo que hay. Rosell, y en mayor medida Bartomeu, han demostrado que no todo el mundo vale para gestionar una institución. Es difícil hacerlo peor que Josep Maria.

En vistas al comunicado de Leo Messi, mucha gente espera la dimisión de la actual junta directiva. Si Leo lo consigue, los culés le deberán aún más.

Filtración de información.

Y para acabar, algo que está sucediendo en la actualidad. ¿No os parece sospechoso que se esté filtrando información minuto a minuto de cada cosa que sucede en el club blaugrana? Conversaciones con jugadores, decisiones imporantes, interés en posibles fichajes… ¡Todo en real time! Alguien está hablando más de la cuenta o alguien quiere transparencia. Demasiada transparencia.

Sea como sea, este tipo de actitudes no benefician al club, ya que esto suele provocar malentendidos que podrían acabar dañando al club. Y más con la situación actual. En definitiva, Koeman y los suyos tienen que tener cuidado, porque hay cosas que no deben salir del vestuario.

Imágenes: Twitter

Twitter: @EmiHuertas_