Tras volver a la senda de la victoria, los teóricos suplentes pisan fuerte el acelerador…


Hace varios días, un amigo al que tengo por poco amistoso con el madridismo, me comentaba que este Real Madrid sí era el de la anterior temporada. No le quise decir que no porque algo de razón lleva. Isco y Bale son suplentes, mientras que Asensio y Lucas Vázquez empiezan a ser habituales en el once titular. Casualidad o no, por fin este equipo parece volver a tener una unidad B que da puntos. La afición sueña con levantar la tercera Champions consecutiva, sin duda alguna, un hito que haría olvidar todas las derrotas…

Tres nuevos ‘ídolos’

Zidane ha dado con la tecla, eso sí, después de cosechar cuatro meses desoladores donde el madridismo ha presenciado una goleada ante el eterno rival, una eliminación en Copa y, lo más importante, una Liga sentenciada. Vázquez y Asensio han mandado a segunda línea a Isco y Bale, posiblemente, de manera merecida. Tampoco podemos olvidarnos de Nacho, ese comodín que puede actuar en cualquier posición defensiva donde haya sitio. Con el paso del tiempo los Theo, Achraf, Ceballos y compañía van demostrando que no están ni se les espera para lo que resta de temporada.

No hay cantera

La fábrica blanca parece no dar síntomas. Los futbolistas de Solari no están cuajando una mala campaña, pero individualmente, a excepción de Óscar, no hay ningún futbolista que convenza al técnico francés. El papel de Mayoral y Achraf han pasado desapercibidos…

 Imagen: Agencias

Twitter: @educornago