La MLS desea revalorizarse frente el Real Madrid

Comparte esta pubicación

El campeón de Europa disputará su último amistoso en Estados Unidos, la madrugada del miércoles al jueves en España, frente a un combinado de estrellas de la Major League Soccer. Una de las competiciones más pujantes en los últimos años que no para de ganar adeptos en el vasto continente americano


No cabe duda alguna de que en el país de las barras y las estrellas, y tal vez también en la vecina Canadá, el deporte lleva intrínseco una importante carga de espectáculo. Un negocio rentable en el que por un lado los deportistas hacen su trabajo, el público paga por verlo, y además se le ofrece al hincha una cantidad ingente de servicios complementarios que forman parte del folclore americano. Así; el baloncesto, béisbol, hockey y fútbol americano generan millones de dólares, lo que les convierte en mercados de gran rentabilidad en los que cada inversión tiene retorno asegurado. Aunque el oligopolio deportivo en EE.UU está empezando a abrirse gracias a la consolidación del soccer.

Los primeros cimientos llegaron en el año 1993. Cuando nace la Major League Soccer como condición sine qua non para la concesión de la Copa Mundial de la FIFA 1994. Diez eran los equipos que conformaban las dos conferencias, una que englobaba a los conjuntos de la zona este y otra a los de la zona oeste. El seguimiento no era malo pero sí muy inferior al del resto de deportes que se emitían por todo el país. Hasta que los mundiales de 2010 y 2014 sirvieron de punto de inflexión para la sociedad americana. Pues en ambos casos USA superó la fase de grupos y prácticamente toda América se paralizó ante la posibilidad de verse las caras con grandes potencias del fútbol europeo. Así, para 2015 la MLS ya tenía inscritos a 20 equipos, que se convirtieron en 22 al principio de la presente temporada.

La opinión mayoritaria sigue siendo que el fútbol en EE.UU no pasa de un nivel bajo-medio, cuya principal utilidad es servir de retiro para las estrellas a las que el paso del tiempo ha hecho mella. Mas basta con ver un solo choque en la MLS para descubrir que nada más lejos de la realidad. Pues si por algo destacan los partidos de soccer en América es por el alto nivel físico y la brega constante. Sin duda maquillado por grandes dosis de calidad, que aportan entre otros David Villa, Kaká, Bastian Schweinsteiger o Sebastian Giovinco. Estrellas del New York City, Orlando City, Chicaco Fire y Toronto FC respectivamente. Y todavía con una forma física envidiable.

Esos cuatro cracks, junto con otros como Tim Howard, Gio dos Santos o Jozy Altidore, viajarán a Chicago para verse las caras contra el todopoderoso Real Madrid. Pues todos ellos han sido seleccionados para el MLS Stars, que tendrá la difícil tarea de dar la cara frente al club más grande del mundo y los jugadores más mediáticos y de mayor calidad. En un choque amistoso, pero no exento de baladí por lo que supondría, un paso adelante del fútbol estadounidense con repercusión mundial. Existiendo la posibilidad de ganarse a una audiencia potencial muy a tener en cuenta. Y de abrir la mente a todos aquellos que sigan pensando que en América el fútbol es casi un desperdicio.

El cielo parece ser el límite para la MLS, que ya ha confirmado la llegada de cuatro franquicias nuevas: Atlanta United y Minnesota United (2017) y Los Angeles FC y Miami (2018, aunque falta la aprobación final para el conjunto de Florida). Pero aún hay más, ya que el promedio de seguidores en los campos de fútbol (21,692,) es mayor que el de la Ligue 1 o la Serie A, y los clubes cuentan cada año con mayor capacidad financiera. El gigante se está despertando, y se atreve ya a enfrentarse con la cima del Everest (Real Madrid). La empresa no será sencilla, tampoco lo es competir con el baloncesto y el fútbol americano, pero el soccer lo hace, vaya si lo hace.

Foto: El Comercio Perú

Twitter: @darkast

Comparte esta pubicación