El atacante del Leganés, José Arnaiz, pese a ser una de las sensaciones del equipo pepinero, vive en un situación agridulce peleando por asentarse en el once de Pellegrino


Arnaiz firmó con el Leganés para cinco temporadas por una cantidad de cinco millones y se convirtió en el fichaje más caro de la historia de la entidad blanquiazul. El extremo español llegó a la capital de España siendo una de las sensaciones de la cantera del FC Barcelona.

No obstante, la ilusión que propició su fichaje se truncó en decepción cuando, a los pocos días, Arnáiz recayó de una lesión que frenó en seco su continuidad y la alegría que generó su llegada.

En la presente temporada, José Arnaiz vive su mejor momento en el Leganés pese a no estar asentado en la alineación titular. Sólo ha salido de inicio en una ocasión, ya que aunque el conjunto blanquiazul es el farolillo de la tabla, Mauricio Pellegrino sigue confiando en el esquema 5-3-2 con dos puntas arriba en el que Arnaiz no encaja (para el técnico).

Sin embargo, Arnaiz es uno de los recambios más utilizados por su entrenador para las segundas partes. Se ha ganado el cariño de la afición con su gran rendimiento en los pocos minutos que está disputando y poco a poco se va sintiendo mejor en el terreno de juego y recuperando sensaciones, pero de momento, tendrá que seguir ganándose la titularidad en el Leganés.

Imagen: Mundo Deportivo

Adrián Contreras | Twitter: @AdriContrerass