Joaquín Sánchez: la leyenda se escribe sola

Comparte esta pubicación

El capitán dio los tres puntos al equipo de Setién frente al Deportivo de la Coruña. El conjunto gallego dirigido por Pepe Mel no levanta cabeza y sólo lleva un punto de 12 posibles. El Real Betis por su parte se coloca con 6 puntos. La gran actuación de Andrés Guardado fue clave para la victoria local


Era un partido especial en el Benito Villamarín. Volvía Pepe Mel a la que fue su casa durante muchos años. Y en el palco se encontraban los padres de Miki Roqué, jugador que falleció vistiendo la camiseta del Real Betis. El conjunto verdiblanco estaba herido tras la derrota sufrida en Villarreal. Ese 3-1 tras empezar ganando fue un jarro de agua fría para los de Heliópolis. Pero esta vez la suerte sonreiría al conjunto sevillano.

Los intocables de Setién

No es Setién un entrenador que cambie de ideas rápido. Y eso se demuestra en las alineaciones que saca cada semana. Hasta nueve jugadores repitieron en el once inicial de esta semana comparado con la pasada jornada. Los únicos cambios fueron la titularidad de Guardado y Mandi. El once del Real Betis fue: Adán, Barragán, Mandi, Feddal, Durmisi, Javi García, Guardado, Narváez, Joaquín, Tello y Sergio León.

Bajo palos sigue siendo titular indiscutible Adán. El portero madrileño ha dado muchas alegrías a la grada verdiblanca pese a sus puntuales defectos. Tras el partido en Villarreal en el que el gol de Bacca ocurrió tras un fallo del guardameta, muchos pidieron a Setién que lo sentara. Pero el entrenador sigue confiando en él. Su mayor defecto es su juego con los pies.

En defensa Barragán sigue dando razones para confiar en su fichaje. Certero a la hora de cortar balones y seguro a la hora de sacarlos, el lateral se está ganando a la grada de Heliópolis. Mandi entraba en el once titular para sustituir a Amat. El central argelino fue en la pasada campaña titular en casi todos los partidos. Y parece que en esta va por el mismo camino. Mandi ha encontrado en Feddal su compañero ideal. El central marroquí es una de las apuestas más firmes de Setién. Su fichaje para reforzar la defensa está dando sus frutos.

Por la otra banda uno de los mejores jugadores del Betis, Durmisi. El lateral izquierdo que llegara procedente del Brondby ha sido un fijo desde su llegada a Heliópolis. Su velocidad y regate son una gran baza ofensiva para su club, su vocación ofensiva es innegable. En cada partido deja detalles que lo hacen ser uno de los favoritos de la afición.

Un centro del campo para soñar

Hace muchos años que en Heliópolis no se veía un centro del campo así. La garra de Javi García, la calidad de Guardado y el ímpetu de Narváez son razones de peso para creer. El ex del Zenit se dedica a robar balones a diestro y siniestro. Su aportación defensiva está siendo de lo más destacado de este nuevo Betis. 292 minutos disputados y es el jugador que más balones roba fuera de la defensa.

A su lado el joven Narváez. El colombiano va alternando entre el primer equipo y el filial. Ha jugado algún minuto en los cuatro partidos del primer equipo este año. Se tuvo que retirar lesionado en el minuto 51, siendo sustituido por Camarasa. El mediocentro que llegara procedente del Alavés fue el apoyo de García para aguantar los ataques del Depor en la segunda mitad.

Narváez es la conexión entre Javi García y el cerebro del Betis, Guardado. El mexicano está siendo el mejor jugador del Betis en lo que llevamos de temporada. Su asistencia a Joaquín en el segundo gol sólo puede darse en jugadores de calidad. Esto es un simple detalle de lo que hizo Guardado en el partido. Sus constantes centros y algún remate esporádico demuestran la implicación ofensiva del mexicano. Pero no es sólo eso. Su labor defensiva recuperando balones sueltos en el centro del campo o cortando contraataques no se queda atrás. En el último partido frente al Villarreal se notó su ausencia en el once titular.

Joaquín y diez más

El capitán siempre es alguien destacado dentro y fuera del campo. Y Joaquín es el mayor ejemplo de esto. A sus 36 años sigue marcando goles, a pares en este caso. Pese a que no está para disputar 90 minutos, cuando está en el campo se nota. Ayer Joaquín dejó 82 minutos de fútbol para deleite de su grada. Y es que la grada es suya. La unión de este jugador con la afición verdiblanca es esa que sólo consiguen jugadores especiales. Su vuelta a casa fue muy celebrada y con motivos. La edad parece no pesar al extremo verdiblanco.

Para sustituirlo entró el fichaje más caro del Betis en esta temporada. Boudebouz es el jugador que más ilusión ha generado en el Benito Villamarín en cuanto a fichajes. En diez minutos no tuvo tiempo para mucho, pero dejó dos o tres detalles. Una ganga en cuanto a precio para la calidad que atesora este jugador. En cuanto se recupere totalmente de su lesión se verá si su fichaje ha merecido la pena.

Tello está siendo una de las decepciones para los béticos. El mano a mano que falló en Villarreal y su poca intensidad a la hora de los partidos empiezan a minar la paciencia de la grada. El ex de la Fiore lo intenta pero no lo consigue. Su caso es muy parecido al de Sanabria. Fue el paraguayo el que entró a sustituirlo en el minuto 72. Pero al igual que Tello, no ha encontrado su hueco en el conjunto verdiblanco. En punta Sergio León está cumpliendo con la difícil tarea de hacer olvidar a Rubén Castro. Su velocidad y visión de juego son dignas de destacar. Jugó los 90 minutos y aunque no consiguió marcar como en los dos últimos partidos, fue uno de los artífices de la jugada del primer gol.

Sufrir para ganar

Esta parece ser la tónica del Betis. Su segunda victoria en esta temporada llegó como la primera: en casa, por dos goles a uno y frente a un rival gallego. El conjunto verdiblanco salió con una presión alta y al Depor le costaba sacar el balón. Un centro de Guardado hacia Tello que el extremo remató sin fortuna avisaba del color que iba a coger el encuentro. A los quince minutos llegaría el primer gol del encuentro. Un centro de Barragán que Sergio León remató, Pantilimon rechazó y Joaquín cabeceó directo al fondo de las mallas.

Pero poco duraría la alegría a los locales. Tras un tiro al larguero de Borges, Cartabia cogió el balón desde fuera del área y fusiló a Adán. Mejoró el Depor y se acercaba cada vez más. Dos avisos de Tello que no llegaron a buen puerto, un remate de Joaquín y otro de Guardado fueron el final de la primera mitad. En los últimos compases el conjunto gallego aguantaba la pelota como podía para cortar la velocidad del Betis. Los extremos estaban siendo lo más peligroso del equipo sevillano.

Comenzó la segunda parte y tres minutos después la polémica estaba servida. Durmisi caía en el área y el colegiado señalaba penalti. Tras consultar con su asistente decretó que el jugador se había tirado y lo amonestó. El balón estaba repartido y ambos conjuntos salían al contrataque. Pero fue el Betis el que se llevó el gato al agua. Un robo de Guardado y un precioso pase con el exterior que Joaquín remató superando a Pantalimon.

A partir de ahí el Betis jugó a aguantar la posesión. El Deportivo no tenía oportunidades y las que tenía las desperdiciaba. El partido llegó al final con un 2-1 favorable al Real Betis. 6 puntos de 12 y buenas sensaciones para los de Heliópolis. El miércoles frente al Real Madrid, Setién ha dejado caer que jugarán los menos habituales. Veremos qué ocurre en el Bernabéu.

Foto: Real Betis.

Twitter: @PabloS_16

Comparte esta pubicación