James Rodríguez se ha convertido en el centro del juego del Everton. Con tres partidos consecutivos jugados en la Premier League ha reforzado la competitividad de The Toffees en el campo de juego y en su marketing


El ‘10’ de la Selección Colombia ha adquirido gran popularidad desde la excelente participación que realizó en Brasil 2014, no solo se convirtió en el goleador del Mundial y llegó a la plantilla del Real Madrid; se transformó en una figura mediática oportuna para los clubes a los que llega.

El conductor del juego

La llegada de James a The Toffees hasta el momento ha sido acertada. Tres victorias consecutivas en las cuales ha tenido participaciones brillantes. Un gol, una asistencia, y partido tras partido se convierte líder del juego de los blues creando jugadas, abriendo espacios con sus famosos cambios de costado y finalizando.

En efecto, el Everton se encuentra en el primer lugar de la Premier, el trabajo está dando resultados y hasta el momento, James ha cumplido todas las expectativas en el campo de juego.

 El factor mediático

Desde el Mundial de Brasil 2014, James impresionó al mundo del deporte con su calidad con el balón; y, gracias al talento en la cancha, su publicidad creció. Hoy, el referente colombiano es una figura mediática, todo lo que hace, por más mínimo que sea es noticia; factor que, es bien aprovechado por los clubes a donde llega.

El marketing en el deporte es fundamental. Gracias a la publicidad los equipos reciben dinero importante para invertir en sus proyectos, además, se hacen de una imagen, la cual les permite acoger público, y, entre más fans, más crecimiento en sus ingresos.

Los jugadores de renombre como Messi, Ronaldo, Neymar, entre otros, mueven mucho dinero en cuanto a publicidad se habla. De hecho, se estima que Lionel Messi gana 31 millones de euros (€) en solo patrocinio. Es por esto que, para un club tener entre su plantilla un jugador mediático aporta no solo en el juego, también aporta a las finanzas.

 El negocio inteligente de The Toffees

Everton hizo un negocio inteligente al adquirir los servicios del volante colombiano. Inicialmente se dijo que el acuerdo entre Real Madrid y el Everton fue de 25 millones de euros (€) y el sueldo de James sería de 7 millones de euros (€) más variables. Diez días después de la presentación oficial de James como un Toffee, la cifra real del traspaso se conoció. James llegó al equipo de la ciudad de Liverpool gratis.

Banfield como equipo formador del jugador tiene derecho a reclamar una pequeña parte del dinero de la transacción; esto se debe a un mecanismo de solidaridad para clubes formadores estipulado por FIFA; y cuando llegó el momento de pedir el porcentaje correspondiente se quedaron con las manos vacías, ya que no hubo dinero de por medio. Everton adquirió a James sin invertir un peso, pero sus ganancias van en aumento.

Antes del debut de James en la Premier ya había generado récords. Según los encargados del marketing de Everton, a tan solo 48 horas de la llegada del colombiano, el club le llegó 400 millones de personas.  El equipo es perfectamente consciente del poder en términos de publicidad que implica tener a un jugador como James Rodríguez en su plantilla.

“La popularidad de James en Sudamérica y Estados Unidos representa una oportunidad brillante para nosotros y encaja perfectamente con nuestra estrategia internacional y la actividad de marketing y participación asociada que ya había comenzado en estas áreas” informó Richard Kenyon, director de Marketing, Comunicaciones y Comunidad del Everton.

La publicidad del equipo de Goodison Park en torno James va desde Albert Dock, la Torre Colpatria en Bogotá, Times Square en NY y en un ‘barco digital’ en Miami hasta tenerlo como imagen en sus redes, portales digitales.  Además, el día del anuncio creó una cuenta en Twitter dirigida al público de habla hispana y 20 días después cuenta con más de 26.000 seguidores, a quienes se dirigen utilizando palabras o expresiones propias del dialecto de Colombia como: “sisas, parce”, o incluso citar frases de canciones de artistas colombianos para hacer alusión al jugador.

Otro negocio importante para el equipo es la venta de mercancía asociada al jugador. Cuando James llegó a el Real Madrid se estimó que sus ingresos en publicidad eran de 12 millones de euros (€). La camisa oficial del colombiano cuesta 106 libras esterlinas (£), aproximadamente 492.000 pesos colombianos.

El equipo aprovecha las ventajas de vivir en un mundo globalizado y así crecer en afición, llamando la atención de potenciales patrocinadores, aumentando sus ingresos. Todo esto con el firme motivo de pasar a tener un papel secundario en la Premier y llegar a las posiciones más altas; como el primer lugar que tiene hasta el momento y competir en campeonatos como la UEFA Champions League. Everton hizo un negocio inteligente con James quién aporta dentro de la cancha y fuera de ella.

Twitter: @needydaniela

Foto: Everton