Inglaterra, que no juega una final desde 1966, se enfrenta a la tetracampeona del mundo, Alemania, en uno de los duelos más esperados de los octavos de final de la Eurocopa 2020


“El fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan 11 contra 11, y siempre gana Alemania”, esa frase, no por mil veces repetida es menos verdad. Por si fuera poco, esa frase la dijo un inglés, nada menos que Gary Lineker tras quedar eliminado en las semifinales del Mundial de 1990 precisamente contra die Mannschaft.

Ahora, una vez más, ingleses y alemanes se enfrentarán en un duelo con las espadas por todo lo alto en Wembley, un duelo que además podría tener doble premio, ya que el que consiga la clasificación podría tener un camino mucho más amable hasta la final que las selecciones que se encuentran en la otra parte del cuadro. Así, el vencedor de este partido se enfrentaría al más fuerte del Suecia-Ucrania en cuartos de final, y si también alcanzan las semifinales, se las verían con el ganador del Dinamarca-República Checa.

Pero antes de llegar a todo esto, ambos equipos tendrán que pensar primero en estos octavos de final y en cómo batir a su adversario. Inglaterra, que se clasificó primera en el Grupo D, dejó sensaciones encontradas en sus primeros tres partidos. Comenzó como un rayo en el primer tiempo del debut ante Croacia, pero a partir de ahí, poco fútbol, pocos goles y muchas dudas en cuanto a la consistencia y regularidad de su juego.

Y las dudas de la afición y la prensa inglesa se acrecientan porque los pross aún no se han enfrentado a una de las grandes favoritas del torneo. Hasta ahora. Y es que Alemania es siempre favorita, cierto que su último gran torneo (Mundial de Rusia 2018) fue un fracaso con todas las letras, pero Low sabe que está ante su despedida como seleccionador teutón y peleará al máximo por llegar lo más lejos posible en esta Eurocopa.

Además, los germanos vienen con buena moral tras haber pasado como segundos en el grupo de la muerte, en el que llegó a estar eliminada durante algunos minutos, pero en el que finalmente logró salvar los muebles y acceder a octavos.

Southgate, en busca de su venganza particular

Además, este partido es muy especial para el seleccionador inglés, ya que Gareth Southgate fue el protagonista negativo en la Eurocopa de 1996, cuando marró el penalti definitivo de la tanda en semifinales precisamente frente a Alemania y precisamente en Wembley. Ahora como entrenador, el técnico de Watford tratará de hacer que la historia no se repita, y para ello podría preparar un once con Pickford en el arco, Walker, Stones, Maguire y Shaw en defensa, Rice junto a Phillips en la medular, por delante Foden, Mount, Sterling, y para el gol Harry Kane. Es decir, pocas sorpresas.

Como tampoco se esperan grandes sorpresas en el equipo de Low, que podría comenzar con Neuer, defensa de tres para Ginter, Hummels y Rüdiger, Goretzka y Kroos en el medio, Kimmich y Gosens en los carriles, y en el trío atacante Havertz, Müller y Gnabry.

Dos verdaderos equipazos que lucharán por un puesto en cuartos de final, y en el que, a pesar de jugar en Inglaterra, los datos no acompañan a la selección de los tres leones. En grandes torneos (Mundial o Eurocopa) ambas selecciones se han enfrentado en siete ocasiones, ambos han ganado dos y empataron los tres restantes, pero Alemania se clasificó por penaltis en dos de esos tres empates.

Foto: EFE/@ToniKroos

Twitter: @IvanCaceresR94