Seleccionar página

Inglaterra, a un paso del gran sueño

Inglaterra, a un paso del gran sueño

La selección inglesa busca frente a Dinamarca el pase a su primera final desde 1966, una final en la que ya espera Italia tras derrotar a España en la primera semifinal


El destino parece que le está devolviendo el favor a Inglaterra en esta Eurocopa. Tras décadas de sinsabores, la selección de los three lions vuelve a estar a un paso de disputar una final, juega en casa, y, por si fuera poco, frente a Dinamarca, un equipo valiente y que ha sorprendido a todos, pero netamente inferior al equipo de Southgate.

Con todo y con eso, el conjunto inglés no podrá confiarse después de ver dónde han acabado las otras favoritas del torneo (Francia, Alemania, Bélgica, Portugal…). Está siendo una Eurocopa donde los equipos de segunda fila como Italia o España han dado un paso adelante, y donde también lo ha dado Inglaterra. Con un juego más práctico que vistoso, sobrio y sin alardes, Inglaterra está en semifinales con el impresionante dato de no haber encajado un solo gol en todo el torneo.

Y es que los pross han ido de menos a más, en la primera fase dos insípidos empates y una victoria por la mínima, tan solo dos goles, y el preocupante rendimiento de algunos de sus mejores futbolistas, como Harry Kane. Pero ha sido llegar a la fase eliminatoria e Inglaterra se ha hecho mayor, en octavos nada menos que Alemania, con la que tenía un trauma histórico, y a la que apeó con goles de Sterling (uno de los futbolistas del torneo) y de Kane (por fin) tras un partido muy serio.

Esa victoria tuvo como consecuencia el cruce en cuartos de final contra Ucrania, un partido en el que no hubo historia y en el que esta vez Inglaterra sí arrolló (0-4). Ahora, se enfrenta a un equipo que se ha ganado el cariño de todos los aficionados del mundo del fútbol desde el día en el que se sobrepuso al tremendo susto de Eriksen, y que, tras una fase de grupos en la que ha habido muchos obstáculos que superar, ha llegado nada menos que a semifinales.

Recuerda Dinamarca a aquella selección del 92 que conquistó Europa y sorprendió al mundo alzando el trofeo, incluso el portero de aquella selección (Peter Schmeichel) tiene a su hijo defendiendo la meta a día de hoy (Kasper Schmeichel). Pero saben que el favoritismo corre de parte de Inglaterra y que sus opciones pasan por minimizar al máximo el inagotable caudal ofensivo del enemigo y aprovechar las ocasiones que se presenten en ataque.

Para ello, Hjulmand podría alinear al ya mencionado Schmeichel, junto a Christensen, Kjær y Vestergaard en defensa de tres, Stryger, Højbjerg, Delaney y Mæhle en la medular, y Braithwaite, Dolberg y Damsgaard para el gol.

Los nórdicos ya han dado la campanada llegando hasta aquí, aunque Southgate espera que el sueño danés no pase de semifinales. Con ese objetivo, el técnico de Watford podría jugar con Pickford en el arco, Walker, Stones, Maguire y Shaw en la zaga, Phillips y Rice siguen inamovibles en el doble pivote, acompañados por delante de Saka (duda por un golpe), Mount y Sterling, y como durante todo el torneo, Kane en la punta de lanza. Pocas sorpresas en el posible once de Inglaterra, que tratará de dominar el encuentro y no especular para alcanzar tan ansiada final.

Los datos favorecen a Inglaterra, pero Wembley puede ser una trampa

Las estadísticas, como era de esperar, se inclinan en favor de los locales, ocho victorias para Inglaterra, tres para Dinamarca y dos empates en los enfrentamientos previos oficiales. Eso sí, las dos últimas ocasiones en las que que ambas selecciones se han enfrentado en Wembley el triunfo ha sido para Dinamarca, en 1983 y en 2020.

Foto: @England

Twitter: @IvanCaceresR94

Sobre el Autor